Más compenetrados tras paso de María

El matrimonio compuesto por los periodistas Milly Méndez y Julio Rivera Saniel comparte roles en las ondas radiales como parte de la programación especial tras el paso del fenómeno atmosférico por Puerto Rico

Por Lynet Santiago Túa

Alguien dijo que cuando el camino se pone duro, los duros se ponen en el camino. Tras el devastador huracán María por la isla, ciertamente son muchas las historias que lo dejan de manifiesto. Eso no es de extrañar porque así somos los puertorriqueños. 

“Los puertorriqueños somos un pueblo luchador, que no espera a que se hagan las cosas. Lo vimos en la forma en que abrieron caminos y cómo han repartido comida… Los puertorriqueños somos solidarios y nos ayudamos unos a los otros. Estoy seguro de que esto va a ser solo una prueba de la que vamos a levantarnos mucho más fuertes. Vamos a echar para adelante. No tengo ninguna duda de eso”, afirmó el periodista Julio Rivera Saniel, quien modera el programa Dígame la verdad en Radio Isla 1320 de 10:00 a 12:00 del mediodía.

Una de las experiencias que más lo estremeció fue en medio de una asignación en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín. 

“Me emociona ver cómo gente de la diáspora ha regresado a Puerto Rico, o gente que nunca ha vivido en Puerto Rico, pero cuyos padres son puertorriqueños, piensan mudarse porque quieren ayudar a levantar el país”, relató el también reportero ancla de Noticentro fin de semana.

No obstante, esta unión de voluntades no solo se ve en el público, también queda evidenciada en los medios de comunicación. Son muchos los colegas que hicieron alianzas por vocación y por su compromiso de contribuir al país, especialmente en este momento histórico.  

Precisamente, su esposa, Milly Méndez, actualmente comparte las ondas radiales con Rivera Saniel de forma voluntaria, esto como parte de la programación especial de Radio Isla 1320 por la emergencia que provocó María. 

Lo cómico es que hasta su pequeña Milena de ocho meses, estuvo presente varios días junto a sus padres en el Centro de Operaciones de Emergencias en el Centro de Convenciones Pedro Rosselló (COE), en donde se estableció temporalmente la “cabina radial”.

Sobre la dinámica de trabajar juntos, compartieron que “ahora estamos más unidos que nunca”.

“María trastocó todo. Cuando ocurrió la emergencia, yo tenía que trabajar, pero Milly no. Esto coincidió también con el hecho de que no teníamos el cuido de la nena. Pero Milly sentía que tenía que trabajar y se venía conmigo al COE. Así, de manera orgánica se integró en el programa y no fue ni planificado. Ahora estamos compartiendo el micrófono, más teníamos a la niña con nosotros. Se convirtió en una tarea familiar y a mí me encantó porque las tenía más cerca”, expresó él.

Méndez, con experiencia previa en radio, mencionó que le decía a la niña: “Vamos a acompañar a papá a su programa”.

“Todo fluyó de manera orgánica y hasta me ofrecieron el horario de 4:00 a 5:00 p. m.”, aseguró ella.

Asimismo, quiso compartir una reciente experiencia “bien bonita en el supermercado”.

 “Fui a comprar agua y no había. Pero varias personas me ayudaron y me consiguieron una caja que alguien había dejado. Me la pusieron en el carrito. Yo estaba con la nena y cuando salí, estaba cayendo un aguacero. Un muchacho me escoltó y me montó la compra en el carro”, contó.

“En cuestión de minutos recibí dos muestras de amor de personas que no conozco. Genuinamente, me ayudaron. Eso es lo que tenemos que hacer como país. Para poder levantarnos, tenemos que apoyarnos y dejar las diferencias a un lado. Este gesto a mí me hizo el día. Definitivamente, los buenos somos más.”, instó la comunicadora.

Loading...
Revisa el siguiente artículo