Vico recuerda a su madre en la premier de su película

El rapero puertorriqueño siempre le agradece que lo vio “siempre grande”, cuando el se veía pequeño.

Por Lynet Santiago Túa

Una de las crisis más duras en la vida de Vico C fue enfrentar el duelo por la muerte de su madre Margarita Cruz, a quien recordó durante la premier de su película La vida del filósofo, que se estrenó en las salas de Fine Arts de Hato Rey.

El rapero puertorriqueño siempre le agradece que lo vio “siempre grande” cuando él se veía pequeño.

“Me viene mi mamá a mi mente, quien me inspiró para ser el compositor que he sido”, dijo emocionado a su paso por la alfombra roja en brazos de su esposa, Sonia Torres.

El intérprete de “Me acuerdo” aprovechó, además, para agradecer a Dios por ser la persona que es.

“Ser la persona con la mentalidad que tengo eso se lo agradezco a Dios directamente, junto con los que han sido ejemplo para mí”, reflexionó el
artista.

“Si hablamos de dedicar, es bien difícil. Simplemente me siento agradecido de Dios y de toda mi familia”, comunicó uno de los pioneros del género urbano.

Respecto a la película, dijo que el producto final “lo he visto muchas veces y quedó lo que queríamos, que era lo importante. Van a tener distintos tipos de emociones. Van a llorar, a reír, a recordar y a reflexionar también”.

Desde niño el reconocido Filósofo del Rap sabía que sería una estrella. No le gustaban los deportes como hubiese querido su padre. Vico prefería
los aplausos.

“Desde joven daba candela, pero sabía que yo era mucho más que eso”, reconoció el artista, que comenzó a infiltrar su música en todos los
rincones con la venta de cassettes de forma clandestina luego de conocer a DJ Negro y DJ Playero.

Por sus travesuras lo mandaron a Estados Unidos a vivir con un tío, pero su destino ya estaba escrito en la música.

Más adelante regresa a Puerto Rico porque “estaba pegado en la isla”. Fue DJ Playero quien le abrió los ojos para que regresara.

Para 1988 hizo su primer party con “los que estaban acribillando en la calle”. Este party se convirtió en el primer concierto del género urbano en español.

La “Vico manía” siguió en ascenso hasta convertirse en éxitos sus aclamadas composiciones “La recta final” y “Me acuerdo”. Hasta aquí todo estaba relativamente bien, hasta el momento en que tuvo un accidente en motora y, estando en el hospital, se le alojó una bacteria en la tibia.

Fue así su primer contacto con las drogas. “Siempre pensé que el concepto hospital era para sanar, no para crear enfermedades”, subrayó en la cinta.

“Aquí estoy. Yo siempre he creído y ahora te necesito. Muéstrame, enséñame que estás aquí”, le suplicó a Dios para que lo sanara y se produjo el milagro. “La infección se fue”.

Para 1991 no podía bailar y había entrado en un ciclo de vicio, como lo reconoce en la trama. Pero llegó “un ángel” a su vida. Conoció a su esposa Sonia (caracterizada por la actriz Mariangelie Vélez), quien le suplicaba que dejara su adicción a las pastillas.

Sin embargo, continuó con sus problemas y comenzaron las peleas por esta situación. En esta etapa su esposa le comunica que estaba embarazada de su segundo hijo.

En 1993 cuando nació su hijo, ocurrió literalmente una explosión en su carrera y comenzó a ganar más dinero y fama internacional.

Años más tarde (1996) cayó en las garras de la manteca (heroína). En ese estado hasta golpeó a su progenitor porque no quería salir de un hospitalillo.

En un momento dado hasta fue reanimado para salvar su vida. Luego de este episodio se fue para Orlando a romper vicio y luego regresa a Puerto Rico transformado.

No obstante, “aquel que salió de la muerte” volvió a caer y fue arrestado por sustancias controladas.

Basada en todos estos hechos surge la película de su vida, dirigida por Eduardo “Transfor” Ortiz y producida por Piñolywood Studios.

Te recomendamos este video:

Loading...
Revisa el siguiente artículo