La autenticidad es muy valiosa dice Plácido Domingo, Jr.

El hijo del legendario tenor español, quien proyecta regresar este año a la isla, conversó con Metro de su primer disco y de la relación con su padre, entre otros temas.

Por Lynet Santiago Túa

En la búsqueda de su propia identidad Placido Domingo hijo, descubrió las canciones que le hacen palpitar su corazón, temas compilados en su primera producción discográfica Latidos.

El proyecto incluye once clásicos populares de los años 50 y 60, revestidos con modernas fusiones de latin pop, jazz, tango, bolero, cha cha chá y bachata, con arreglos orquestales y duetos con artistas como José Feliciano, Black Violin y Arturo Sandoval, entre otros.

¿Cómo describe el álbum Latidos? Creo que la palabra “Latidos” lo define bien, pues son canciones que a todos nos han hecho palpitar alguna vez, románticas, aunque tratadas muy particularmente, son versiones nuevas, hechas con mucho cariño. Es un material hecho con mucha dedicación con un gran equipo, tanto los músicos como el productor Juan Cristobal Losada. Es un trabajo original.

Desde temprana edad estuvo expuesto al mundo de la Ópera y desarrolló una pasión por la música. De no dedicarse a la música ¿qué sería y por qué? Sí, mi padre me introdujo al fascinante mundo de la música. La verdad, no me imagino haciendo otra cosa. La composición y el canto son mi manera de expresarme.

¿Es una gran responsabilidad ser hijo de Plácido Domingo? Definitivamente. Los estándares musicales en mi familia son muy altos. Aunque desde bien chiquito recibí una buena formación, me esfuerzo por ofrecer la mejor versión de mí  porque la autenticidad es muy valiosa.

¿Qué es lo más que le gusta de Puerto Rico? Puerto Rico es un país muy musical, muy consumidor de música y también muy creador de música. Ha marcado tendencias en muchas épocas. Me gusta la alegría de la gente y su gastronomía por supuesto.

¿Recuerda la última vez que piso suelo puertorriqueño?

He visitado este lindo país en muchas ocasiones y guardo buenos recuerdos junto a la familia. Desde pequeño mi padre cantaba en la ópera e íbamos al Dorado Beach con muchos amigos de él también y los hijos. Recuerdo una vez en el Condado que un hombre cruzó de un hotel a otro con una barra de equilibrios. Siempre he disfrutado en Puerto Rico

¿Qué es lo más que atesora de su padre? Tantas cosas… Pero sin duda el amor al trabajo y a la familia. Mi padre es un gran hombre con una sensibilidad y una fuerza especial, que siempre tiende una mano a quien lo necesita y que siempre tiene un buen consejo para dar.

¿Qué consejos le da a usted? Hablamos mucho y  a veces me da consejos sobre mi carrera profesional, pero siempre me ha dejado ser libre para que experimente por mí las cosas. Uno tiene que recorrer su propio camino.

¿Su padre es admirador de usted?  Todos los padres celebran los éxitos de los hijos. Somos grandes amigos y aunque viajamos mucho, siempre hacemos por encontrarnos y compartir momentos de calidad.

Loading...
Revisa el siguiente artículo