Eduardo Cabra: Alquimista de la música

Por Lynet Santiago Túa

El compositor e instrumentista Eduardo Cabra asegura que está disfrutando muchísimo su faceta de productor musical. El Visitante, de Calle 13, conversó con Metro sobre el giro que ha dado su carrera profesional. Mientras, inicia su trayecto como solista con nueva propuesta conceptual.

Inicias esta faceta profesional con nominaciones en los Latin Grammy. ¿Cómo recibes la noticia?
—En este nuevo panorama estoy disfrutándome esta nueva etapa de producir y conocer nuevos artistas. Ha sido una superbuena noticia, porque realmente no me lo esperaba y surgió gracias a los trabajos de Cordera (mejor canción de rock, disco Tecnoanimal)  y Chambao (productor del año, disco Nuevo ciclo).

Después de viajar el mundo con Calle 13 y absorber tantas influencias culturales y musicales, ¿cómo separas los diversos estilos para que no se parezcan unos a otros?

—Estoy trabajando con gente que vive en diferentes géneros, y lo nítido de eso es identificar cuál es el camino, y uno volcarse en esa ruta. Pero igual uno empieza a mezclar cosas de otros géneros dentro de la misma música que uno va produciendo y se crea algo bien chévere. Es identificar cuál es el denominador común dentro de la propuesta y trabajarlo. El asunto de producción es mucha comunicación con el equipo que uno está trabajando, no solo con el artista, sino también con los músicos y los ingenieros. Tiene que existir comunicación y mucho orden, ser superestructurado para que las ideas salgan bien.  

¿De dónde agarras la inspiración?

—Es una recopilación de la misma música que uno escucha, la música de Calle 13 y los viajes. Desde los seis años estoy estudiando música. Salí a la calle a tocar a los 15 años, y uno va conociendo gente y agarrando influencias. Todo eso son herramientas que uno va utilizando al momento de producir. Es bien loco, porque, según vas trabajando, se te van presentando ideas. 

¿Cómo comparas la energía que se produce en los escenarios con los estudios de grabación?

—El escenario es bien explosivo e interactivo con el público. Es un intercambio de energía. Pero, a la hora de producir, sí hay un intercambio de energía con los miembros del equipo, pero también comienzas a meter como alquimia, a martillar el sonido, y es una cosa más específica para lograr que, cuando las personas escuchen la canción, conecten con el tema. Esto me parece superexcitante y brutal. Son periodos más largos de trabajo, pero uno se identifica tanto con cada proyecto que lo haces tuyo también.

¿Qué es lo más sacrificado de trabajar para otros artistas?

—Cuando a uno le gusta algo, no existe el sacrificio. Podemos estar muchas horas trabajando y al final los minutos no pesan.

¿Cómo separas el producir para tu esposa (Diana Fuentes) versus tus propios proyectos? 

—La comunicación. Tenemos que ponernos en el plan de trabajo y entrar al estudio en plan de trabajo. El disco de ella está genial y el primer sencillo (“La fortuna”) sale ahora en noviembre. Es una colaboración con Tommy Torres.

Cuéntanos de tu primer proyecto como solista.

—Ya estamos trabajando con una maqueta inicial.  Ahora en diciembre espero entrar de lleno en el terreno del juego.  Va a ser más un concepto que un proyecto así mío. Será un trabajo en equipo del que voy a formar parte.

¿Cabe la posibilidad de un reencuentro con tus hermanos bajo la sombrilla de Calle 13?

—De seguro nos vamos a reencontrar en las fiestas familiares. (Risas).

¿Cuál es el próximo paso después de culminar las grabación que haces con Silvana Moreno en Argentina?

—Luego regreso a Puerto Rico a la segunda etapa de producción.

¿Votarás en las elecciones generales en Puerto Rico?

—El asunto de las elecciones está bien loco, pero sí, voy a votar. Es bien importante salir a votar y votar de forma honesta.

Loading...
Revisa el siguiente artículo