Ricky Martin: "Todos querrán jugar tenis"

El querendón de Puerto Rico habló con Metro en Rusia, donde próximamente se presentará en concierto. Hasta en esas tierras expresó el orgullo boricua por el triunfo olímpico en tenis de su compatriota Mónica Puig.

Por Asya Gelman

¿Cómo estuvo tu verano?
—Tuve un verano hermoso. Viajé al sur de Francia y fui de safari a África. Eso fue realmente lindo. He estado trabajando tanto este pasado año y medio en la gira que les dije a mis manejadores: “Tengo que tomar un descanso”. Era importante para mí hacerlo antes de iniciar la próxima etapa de la gira, que incluirá Europa, Rusia e Israel.

Acaban de concluir los Juegos Olímpicos en Río. Mónica Puig, de Puerto Rico, ganó medalla de oro en tenis. Sé que estás muy contento con esta noticia.
—¡El juego fue IN-CRE-Í-BLE! La forma en que ella jugó y sus decisiones en la cancha fueron espectaculares. Para ella es más que merecido llevar esa medalla alrededor de su cuello porque es una mujer muy disciplinada. Sin lugar a dudas, ¡me llenó de orgullo! Pero no solamente a mí, sino que cada uno de los puertorriqueños en mi isla lo celebró.

¿Es popular el tenis en Puerto Rico?
—Lo era. Pero ahora todos los profesores de tenis van a estar llenos de trabajo porque todos quieren jugarlo.

Te destacas por tu trabajo humanitario. ¿Qué te motivó a involucrarte en el tercer sector? 
—Cuando tenía 12 años, me convertí en embajador de UNICEF y realicé mucho trabajo en Brasil y México, por lo que desde entonces he estado en algún lugar o de alguna manera luchando por los derechos humanos. Mi trabajo se concentra en los niños que son forzados a ejercer la prostitución o que caen en redes de pornografía… Hablo en nombre de ellos. También, a través de la Fundación Ricky Martin, trabajamos en mejorar el bienestar de la niñez alrededor del planeta. Como celebridad, hacer este trabajo es algo muy importante. Puedo hablar a las audiencias sobre asuntos que nos deben importar y preocupar a todos. Ayudar a la niñez es, sin lugar a dudas, una labor muy gratificante.

Se ha reportado en las noticias que habrá un nuevo miembro en tu familia, una niña… ¿Es cierto?
—¡Espera! ¡Yo quisiera! Pero aún no. Voy a esperar —tal vez— otro año. Ahora mismo estoy viajando mucho y haciendo tantos conciertos… Cuando sea que llegue mi niña, me gustaría hacer un detente en el trabajo para pasar tiempo con la bebé.

Estuviste en Miami, España y, luego, en Australia. ¿Dónde está tu hogar ahora mismo?
—Aunque no lo creas, no sé dónde vivo. Viví en Miami, en Nueva York. Tengo la ciudadanía de España, pero soy de Puerto Rico. Así que mi vida es como la de las familias del circo. Estoy pensando mudarme a Los Ángeles tal vez el próximo año.

¡Wow! Suena como si vivieras como tu “Living la vida loca”.
—Sí, sí, definitivamente mi vida es como “Living la vida loca”, pero amo lo que hago. Disfruto mi carrera y mi vida. Eso de estar un día en Mónaco y al otro en Tokio. Me encanta la música y los viajes. He estado haciéndolo por tantos y tantos años, desde que era un niño. Estoy complacido con mi vida. No me puedo quejar.
Aun así, cuando sientes la necesidad de descansar, ¿qué haces normalmente?
—Bueno, trato de pasar más de dos semanas en un lugar. (Risas). Por eso este año fuimos al sur de Francia para descansar por dos meses. Solo trato de relajarme, de compartir con mis amigos. Usualmente, busco ir a algún lugar cerca de la playa porque soy caribeño. Así que el océano me da mucha paz.

¿No extrañas a tus hijos?
—¡No, no! ¡Mis hijos siempre viajan conmigo! Tienen unos pasaportes gigantes.

Tu producción más reciente A quien quiera escuchar tuvo una crítica muy positiva y ganó Grammy. Aun así, se siente que es una música más seria, más adulta. ¿Lo percibes así?
—Tal vez más romántica… Creo que sí. Puede ser un poco más seria, más musical, más basada en mis emociones. Refleja exactamente dónde estoy hoy. Me hizo muy feliz ganar el Grammy porque puse tantas emociones en mis horas de estudio. Fue muy extenuante y gratificante al mismo tiempo.

¿Cuál es tu canción favorita de este álbum?
—No, no, no. Eso es muy difícil de contestar. Pero hay una, “La mordidita”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo