Boricuas vuelven a dejar su huella en el Clásico de Otoño

Desde Kike Hernández hasta Eddie Rosario, los puertorriqueño dieron de qué hablar en la postemporada.

Por Zulymar Droz Guerrero

El sabor boricua se hizo sentir en la postemporada de Grandes Ligas, pues los puertorriqueños brillaron con el bate y el guante. Enrique “Kike” Hernández y Eddie Rosario solo fueron algunos de los que dejaron su huella en la postemporada.

Un total de ocho peloteros puertorriqueños vieron acción en la postemporada, siendo Eddie Rosario, Carlos Correa y Martín “Machete” Maldonado quienes disputaron la Serie Mundial.

También dijeron presente Yadier Molina, Enrique “Kike” Hernández y Christian Vázquez. Boricuas de segunda generación como Christian Arroyo y Andrew Velázquez también estuvieron activos.

Además, dijeron presente en el aspecto técnico: Josué Espada, Alex Cintrón, Nick Ortiz,

Alex Cora y Ramón Vázquez.

“Yo no recuerdo que unos puertorriqueños, tanto cuerpo técnico como jugadores activos hayan impactado tanto una postemporada, quizá sí, obviamente Clemente”, indicó el primer dirigente puertorriqueño en Grandes Ligas, Edwin Rodríguez.

“En calidad de demonstración pues obviamente cuando uno compara con un Roberto Alomar, un Yadier Molina, entre otros, pues en calidad ellos se destacaron más todavía. En cantidad no recuerdo que haya habido este impacto”, añadió.

Enrique “Kike” Hernández tuvo una postemporada con números que sólo son comparables con leyendas del béisbol. A sus 30 años, Kike logró conectar 20 imparables (5 HR) y promedió .403.

Carlos Correa nuevamente demostró su poder en octubre, al impulsar 9 carreras con 19 imparables. El boricua promedio .283 en lo que pudo ser su última postemporada con los Astros de Houston.

Eddie Rosario finalizó la postemporada con su primer campeonato de Serie Mundial y el Premio al Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Los títulos no llegaron solos, sino que Rosario tuvo una postemporada de ensueño al promediar .383, conectar 23 imparables de los cuales tres fueron jonrones e impulsó 11 carreras.

El último puertorriqueño en ser el Jugador Más Valioso (JMV) de una serie de campeonato lo era Javier Báez, quien fue el JMV de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en el 2016. Lo que para Rodríguez es representativo del talento de esta generación de peloteros.

“Esto para Rosario es grande. Si ustedes ven la historia de Rosario, de dónde salió ese muchacho, de dónde lo firmaron, salió de -un lugar rodeado de- drogas, cómo se ha enfocado, ahora mismo en Grandes Ligas y poder estar donde está ahora mismo”, expresó por su parte, Carlos Baerga en el podcast Con Los Editores.

Edwin Rodríguez agregó que el impacto de los puertorriqueños en Grandes Ligas va más allá del terreno de juego y Eddie Rosario es un vivo ejemplo de ello.

Rodríguez y Baerga coincidieron en que las ejecutorias de nuestros peloteros llevan un mensaje directo a los padres y líderes gubernamentales de que es necesario invertir en el deporte, pues no solo se puede convertir en una profesión, sino que es una herramienta para disuadir a los jóvenes de participar en actividades delictivas.

Para  Rodríguez el mensaje no es solo para el gobierno y los padres, también lo es para quienes están a cargo de desarrollar el béisbol puertorriqueño. Según el dirigente, es momento de reflexionar sobre por qué los peloteros locales “maduran tarde” y trabajar en la base para subsanar esta desventaja.

“No solamente queremos parar con Correa y Rosario, queremos que otros más lleguen”, afirmó Baerga.

Loading...
Revisa el siguiente artículo