Prichard Colón, a seis años de la trágica pelea que lo dejó en coma

El pugilista puertorriqueño quedó en estado vegetativo tras su combate ante Terrell Williams; el CMB lo hizo campeón honorífico.

Por Ernesto Pérez M.

La vida de Prichard Colón cambió en un instante. En el noveno round, del combate en el que enfrentó a Terrell Williams, el púgil recibió dos impactos en la cabeza, lo que le provocó nauseas y vómito.

El puertorriqueño no volvió más al ring, luego de que en su esquina le retiraron los guantes por una confusión.

Colón se trasladó al vestuario, en donde siguieron los síntomas de mareos, por tal motivo el personal médico decidió trasladarlo al hospital.

En el nosocomio se confirmó el peor de los diagnósticos, ya que Prichard había sufrido un derrame cerebral.

El boxeador entró en coma, y sus familiares lo trasladaron al Centro Shepherd en Atlanta, Georgia, donde recibió mejor atención médica.

Tras 221 días desde su lucha ante Williams, colón regresó del colapso, pero las consecuencias fueron mortales.

Colón se mantuvo en estado vegetativo desde abril de 2017, todo por el derrame cerebral que le ocasionó la perdida de sus sentidos.

Antes del incidente, Prichard era una de las grandes promesas en la división súper welter. De hecho, dejó un récord de 16 peleas invicto.

Su camino como pugilista profesional cambió en un segundo. Ahora, volvió a la casa que lo vio crecer, pero en una condición totalmente diferente.

Poco a poco mejora su salud. Su familia ha estado al pie del cañón cuidándolo, además, ha recibido la ayuda del CMB.

Colón asiste a terapia a diario, para tratar de recobrar la movilidad de su cuerpo.

Su conducta se limita a parpadear y mover la cabeza, una imagen que ha sembrado dolor en el mundo del boxeo.

Su madre, Nieves Colón, ha sido la encargada de darle los mejores cuidados. Aquella noche, las últimas palabras que escuchó de la boca de su hijo no fueron alentadoras.

De hecho, las recuerda con gran dolor, pues fue el último instante en el que pudo escuchar la voz de su retoño.

“Me molestó porque decían que mi hijo estaba mintiendo. Él era un luchador. Desde que era bebé, nunca veías a Prichard quejarse por nada.

“Cuando bajo del cuadrilátero le pregunté en español: 'Papi, ¿cómo estás?' Y me respondió en inglés: 'Mami, estoy mareado, no puedo ver’. Es una pesadilla, Todo cambió ese día, esa noche. Fue horroroso”.

Nieves Colónm, madre del boxeador puertorriqueño Prichard Colón

Su madre lo acompañó en la ambulancia, en la que fue trasladado al hospital Inova Fairfax, en donde se le practicó la tomografía que sentenció el hematoma subdural.

Le practicaron una neurocirugía de emergencia, lo que ayudó a quitarle presión al cráneo. Sin embargo, fue demasiado tarde para ayudar al atleta, que perdió la noción horas antes en el ring.

Cumplió su sueño

Uno de los grandes anhelos de Prichard Colón era ser campeón mundial del CMB. Todo su camino como profesional soñó con poder consagrarse como una de las grandes figuras del boxeo mundial.

Por ello, el Consejo Mundial de Boxeo decidió rendirle homenaje hace algunos días, con la obtención del cincho honorario de la organización.

Ruth Rodríguez, miembro del CMB, entregó el cinturón verde y dorado a Colón, a quien tuvo la oportunidad de colocárselo en el pecho, un símbolo de victoria que se le entrega a los grandes gladiadores.

La salud de Prichard ha mejorado en los últimos años. Incluso, tiene un poco más movilidad en la mano y puede dar las gracias, un avance que ha dejado anonadados a los médicos.

Los colores verde y dorado no sólo iluminan la habitación de Colón, si no que hacen brillar su sonrisa, que se mantiene vigente pese a las circunstancias. El puertorriqueño es un ejemplo de perseverancia, de amor por la vida, que ha conmovido a millones de corazones.

Loading...
Revisa el siguiente artículo