Empleado de funeraria que se fotografió con Maradona se entrega a la Policía

No habría sido encontrado muerto como fue especulado

Por EFE

Uno de los empleados de la funeraria que preparó el cadáver de Diego Armando Maradona no apareció muerto en un basurero de Argentina tras filtrar fotografías del cuerpo sin vida del astro del fútbol: es una información falsa.

Los mensajes que hablaban de la muerte de este trabajador se extendieron en las redes sociales en países como Argentina y España gracias a un tuit atribuido a la sección de deportes del diario argentino Clarín, que aseguraba: "Hallan el cuerpo sin vida del empleado de la funeraria que se fotografió con Diego Armando Maradona y posteriormente fue despedido".

El mensaje incluía, además, un enlace a una noticia publicada por el periódico en la que se informaba del despido del preparador del féretro, quien junto a otro compañero y su hijo se hicieron fotografías junto al ataúd descubierto de Maradona.

Esta información se replicó en otros mensajes de Twitter, con leyendas como "esto es #VergüenzaNacional, la gente de Maradona mató al hombre" o "El extrabajador de la funeraria (…) es encontrado en un contenedor por la policía".

Dichos tuits contienen videos que, en el primer caso, muestran una conversación de WhatsApp en la que se dan detalles de la muerte del empleado y, en el segundo y emitido por la misma cuenta impostora, retratan el supuesto hallazgo de su cuerpo en un depósito de basura en Buenos Aires.

DATOS: Ninguna autoridad argentina ha informado de la muerte del empleado, el supuesto tuit de Clarín es falso y el video que presuntamente muestra el hallazgo del cadáver del empleado es de marzo.

Ni la Policía ni ningún medio argentino han informado de la muerte del empleado, identificado como Diego Molina y que se entregó a las autoridades tras ser despedido por la filtración de las imágenes, como sí informó el periódico argentino en el enlace del mensaje.

Sin embargo, el resto del tuit que se le atribuye a Clarín Deportes es falso y fue emitido por la cuenta @AdictBarcelona, que cambió su nombre y su foto de perfil en esa red social para suplantar a la sección deportiva del rotativo.

El usuario usa ahora otra imagen y el nombre Adifacts, aunque el tuit en cuestión todavía se conserva.

Consultado por EFE, Clarín aseguró a través de un correo electrónico que "tanto la cuenta como la noticia son 'fakes' (falsas)" y adjuntó una cadena de intercambios entre su gerente de redes sociales, Fernanda Brovia, y el editor Pablo Vaca en la que se notifica la denuncia de ese perfil ante la red social.

El diario argentino sí posee un perfil bajo el usuario @Clarin_deportes, pero esta cuenta con más de 66.000 seguidores y ostenta la insignia de verificación de Twitter, mientras que la cuenta impostora no alcanza los 2.600 suscriptores.

De la misma manera, y como producto de una búsqueda inversa de un fotograma clave del material, el video que supuestamente retrata cómo fue encontrado el cuerpo del empleado funerario conduce a un vídeo de YouTube de marzo pasado del portal informativo SM Noticias.

Las imágenes corresponden al hallazgo del cuerpo de un hombre en el municipio de San Martín, en el Gran Buenos Aires, que posteriormente fue identificado como Alejandro Gabriel Delfino y era chef de profesión.

LAS POLÉMICAS FOTOS

En medio de la conmoción mundial por su muerte el pasado 25 de noviembre, varias fotografías tomadas antes de que el cuerpo de Maradona saliera hacia la Casa Rosada, sede del Ejecutivo y donde fue velado, se viralizaron y dieron la vuelta al mundo.

Las fotografías originales muestran el cuerpo sin vida del jugador, conocido como El Pelusa y que no se había podido ver de ninguna otra manera, ya que el velatorio fue a cajón cerrado.

Las instantáneas fueron tomadas por tres empleados de la funeraria Sepelios Pinier, que se ocupó del cadáver del futbolista, fallecido a los 60 años, y que deberán declarar ante la Fiscalía, que les decomisó teléfonos y otros dispositivos durante un registro.

Los hombres no fueron detenidos, pues los supuestos delitos cometidos no son penales.

Uno de los exempleados, un hombre de 48 años llamado Claudio que aparece en una de las fotos junto a su hijo de 18 años y el cadáver de Maradona, pidió perdón de manera pública en un programa radiofónico local.

De la misma manera, desligó a la empresa funeraria de responsabilidad y contó que recibe amenazas telefónicas de un grupo de hinchas de club Argentinos Juniors.

Diego Antonio Molina, el empleado de la funeraria que supuestamente fue hallado muerto, se entregó el sábado pasado en una comisaría en una investigación policial iniciada tanto por los apoderados legales del difunto como por la exesposa y las hijas de Maradona.

Molina se presentó junto con su abogado en la Comisaría Vecinal 15A de la Policía de la Ciudad, del barrio porteño de Chacarita, en una investigación de oficio por profanación de cadáver y la violación de derechos personalísimos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo