El segundo juego de la última serie del año entre los Medias Rojas de Boston y los Orioles de Baltimore se suspendió por lluvia y en el Fenway Park la temperatura sigue bajando mientras avanza la noche.

Se sienten los playoffs a la vuelta de la esquina. A la entrada del camerino de los locales, por ejemplo, está Peter Gammons, legendario analista, pendiente a ver qué se pesca de cara a la última serie ante los Yankees de Nueva York, que arranca en unos días. El dirigente boricua Alex Cora, sin embargo, anda junto a Jesús “Motorita” Feliciano en una de las entradas principales del estadio.

“En el plano personal, ser el dirigente con más juegos ganados en la temporada regular de los Medias Rojas es algo bien gratificante. El plan de nosotros era clasificar a los playoffs y tratar de terminar el trabajo, que es lo más importante. Como le he dicho a mucha gente, me siento más orgulloso de ellos [los jugadores], porque son los muchachos los que hacen el trabajo. Han sido sumamente consistentes a través del año”, le dice Cora a la prensa boricua que ha llegado a Fenway.

Sigue lloviendo y, de entrada, Cora —el dirigente con más victorias en una temporada regular de los Medias Rojas y actual— baja caliente sobre lo que ha sido su labor a lo largo de su primer año como piloto de la franquicia de Massachusetts.

“Uno no gana 106 juegos por suerte. Una de las cosas que hablamos en la temporada muerta fue cómo mejorar el aspecto ofensivo, ser más agresivos. Este era un equipo bastante paciente. Cogían muchos lanzamientos por el medio del plato temprano en el conteo, y hemos tratado de cambiarles la mentalidad, de que traten de hacer daño con picheos en la zona de strikes desde temprano en el conteo. Y lo han logrado”, expresa Cora, ya en la oficina del dirigente.

Por cada victoria del año, hay una foto colgada en la pared que da justo al frente de su escritorio. Y es que, precisamente, para Cora su rol de líder consiste en eso mismo, en ayudar a mejorar a los suyos.

“Sabíamos que había jugadores que iban a regresar a lo que fueron en años anteriores, entre ellos Mookie Betts y Xander Bogaerts. Sabíamos que iban a tener mejor año. Por eso la mentalidad era empujarlos a que fueran grandes y dominantes en el terreno de juego”, señala Cora, en referencia a la mejoría de dos de sus cañones principales en el diamante.

De acuerdo con el boricua, hacer historia nunca fue su prioridad. Ni siquiera estaba en sus planes. Y es que una cosa debe estar clara: Cora no solo es el dirigente de los Medias Rojas más ganador durante la regular, sino que también es el latino más ganador en la historia de la primera fase de la principal liga de béisbol del mundo. Claro, hablar de latinos en Boston puede resultar un tanto interesante.

“Sabemos que hay unos capítulos en la historia de esta ciudad que no son muy positivos en cuanto a la raza, pero en esta ciudad han adoptado muchos latinos y muchos jugadores de color: David Ortiz, Pedro Martínez, Jim Rice… son iconos en esta franquicia. La manera en que me han tratado tiene mucho que ver con lo que estamos haciendo en el terreno de juego, pero el respeto que me han dado ha sido increíble y de verdad que ha sido una experiencia única”, asegura.

Para Cora, lo bonito de su gesta en la temporada regular de las Mayores es la oportunidad que consiguió para ir a la postemporada y hacer lo que se tiene que hacer. Por tanto, con el banderín del este de la Liga Americana en el bolsillo, en su plan de trabajo no hay nada completado, pues queda cerrar con fuerza la campaña regular y ajustar un poco las tuercas del bullpen. Al fin y al cabo, en la libreta de Cora solo hay algo bien claro: coronarse en la Serie Mundial.

“Esperamos que, cuando nos sentemos, nos relajemos y pensemos en el 2018 no sea para solo hablar del récord de la temporada regular, sino para recordar que ganamos 11 juegos en octubre y fuimos campeones mundiales”, puntualizó.

Para lograr grandes cosa, primero hay que fajarse y meter mano; él lo sabe. Pensando en ello, Cora aprovechó para bajarle por la goma a la juventud boricua, y enfatizar en el poder de la educación. Tiene mucho béisbol en las costillas, por eso sabe lo que les dice a los chamaquitos.

“En Puerto Rico, hay talento. Hay unos pasos que tenemos que seguir en el proceso. Una de las cosas que yo siempre he dicho es que no importa el talento que tú tengas, lo que tú haces en el terreno de juego debes hacerlo también en el salón de clases. Es sumamente importante que tengamos la base, que es la educación. El camino no es tan fácil como la gente piensa”, resaltó el otrora campeón de la Connie Mack con los Raiders de Luis Rosa.

“No todo el mundo es Carlos Beltrán —que firmó de high school— Carlos Delgado o Yadier Molina. Hay otros que fuimos por otro camino y utilizamos la educación como recurso para lograr nuestros sueños. Y tenemos que seguir llevando ese mensaje: la educación es una de las maneras para poder lograr tus sueños. Si lo hacemos, yo creo que el proceso se convierte un poco más fácil y la oportunidad [de firmar y abrirse camino en las Mayores] crece”, sentenció Cora en el primer out de esta novena entrada que continúa mañana en este diario.

En 118 años, la organización de los Medias Rojas solo había superado los 100 triunfos en tres ocasiones: 1912 (105-47), 1915 (101-50) y 1946 (104-50). Los primeros dos años los Medios Rojas se coronaron en la Serie Mundial y en el 46 fueron subcampeones.

Loading...
Revisa el siguiente artículo