Argentina le da un baile a Puerto Rico en Formosa

Los locales salieron a comerse a los puertorriqueños, que no supieron cómo reaccionar para contener la ofensiva argentina

Por Víctor Torres Montalvo

Puerto Rico viajó a Formosa en busca de un sólido triunfo que los dejara en una buena posición camino a la quinta ventana clasificatoria al Mundial FIBA 2019, pero Argentina defendió su casa y puso a bailar a la selección nacional.

El marcador terminó con un tango argentino de 106-84.

En los primeros minutos de este fuerte partido vimos a un Puerto Rico salir con el mismo cuadro inicial que sacó contra Panamá. El boricua José Juan Barea estuvo al mando de la ofensiva, y comenzamos con un juego tranquilo y buscando al hombre solo.

Pero, cuando Argentina apretó un poco, la usual búsqueda del triple comenzó. Y esta estrategia nos salió mal en todo el partido: terminamos con siete encestados de 27 intentos (26 %).

Igualmente, el pito apretó cuando Barea y el argentino Facundo Campazzo comenzaron a chocar e imponer sus límites.

En los próximos diez minutos, Argentina tomó total comando del juego frente a un Puerto Rico sin paciencia, sin rebotes y con una pobre defensa.

Con esta derrota, el récord histórico, sin incluir fogueos, entre Puerto Rico y Argentina es de 22-21 en favor boricua, según estadísticas del periodista Marcos Mejías Ortiz.

El movimiento de balón que hubo al principio del juego desapareció. La estadística de las asistencias en el segundo quarter —cuatro para los puertorriqueños y 13 para los argentinos— dio fe de que no muchas manos tocaban el balón antes de lanzar.

Los albicelestes, además, aprovecharon la frustración de los visitantes por las faltas pitadas. Incluso, el dirigente nacional Eddie Casiano obtuvo una técnica por reclamarle a los árbitros. "Es una pena que estén dañando el espectáculo así. Es una pena", se le escuchó decir.

También, Puerto Rico no tuvo una producción compartida en ofensiva. Barea (24 puntos) cargó al equipo durante todo el encuentro, pero un jugador no le gana a todo un equipo. El veterano enebeísta no estará presente en las últimas dos ventanas, y el liderazgo de otros tiene que surgir.

Mientras, los locales no fallaban y siempre estuvieron activos. Gabriel Deck y Nicolás Laprovittola anotaron 21 puntos cada uno, seguidos por Luis Scola con 20 y Marcos Delia con 15 tantos.

Asimismo, la selección nacional boricua volvió a tener problema en los rebotes, donde Argentina dominó por amplio margen de 41 atrapados sobre 26.

El dominio argentino continuó en la segunda mitad, pero mucho más fuerte. Los locales siguieron con su juego casi perfecto en los dos últimos parciales y, con Puerto Rico solamente mirando, cerraron con victoria de 22 puntos.

Cero margen de error

Con este resultado, los 12 Magníficos se encuentran en un panorama donde no hay break de perder más partidos. Su récord, ahora con cinco victorias y tres derrotas, no lo permite.

Para la quinta ventana, los puertorriqueños tendrán el desafío de ganar como visitante. Los dos juegos serán el 29 de noviembre contra Uruguay y el 2 de diciembre frente a Panamá.

Las aspiraciones para el Mundial 2019, definitivamente, dependen de estos dos resultados.

Loading...
Revisa el siguiente artículo