Juventud y mujer: dos realidades de la delegación boricua en Barranquilla

Y son dos cosas que la sociedad puertorriqueña tiene que aceptar y fomentar para crear un ambiente de competencia de alto nivel

Por Víctor Torres Montalvo

Juventud, divino tesoro. ¡Y divina calidad!

Los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla 2018 habían visto, al cierre de esta edición, diez medallas de oro ir a la delegación de Puerto Rico. El detalle importante de esta increíble noticia es que ocho de estas fueron conquistadas por jóvenes de menos de 22 años.

Algunas fueron sorpresas; otras, las esperábamos con muchas ansias. Empero, las dos similitudes que todas comparten es que demuestran lo mucho que tenemos que apostar a la juventud deportiva y lo grandioso que la mujer nos representa en el deporte.

En tenis de mesa, cinco de las ocho medallas que nos colgamos fueron gracias a mujeres —cuatro de la "Pequeña Gigante" Adriana Díaz, quien se unió a Madeleine Armas (1990, CUB) y a Fabiola Ramos (2002, VEN) como las únicas mujeres en la historia de los Centroamericanos en oro en dobles mixtos, dobles femeninos, equipos e individual, según el historiador deportivo Carlos Uriarte.

La gimnasta Bianca León (17 años) también hizo historia al ganar la primera medalla en la gimnasia femenina artística boricua en unos Centroamericanos. Pero no se quedó todo ahí, pues antes, la deportista Andrea Maldonado (19 años) escribió su nombre como la primera mujer en la gimnasia del país en ganar una medalla en el evento all around.

En natación, las sorpresas vinieron de Jarod Alexander Arroyo (17 años) y Kristen Elena Romano (18 años). Romano impuso un nuevo récord en los juegos.

Por último, hay que resaltar la dedicación de Cristal Weekes (20 años) ganando el oro en taekwondo.

Estas gratas noticias que nos siguen llegando de Colombia tienen que tener un efecto doble en la mentalidad deportiva y social del país: que la mujer merece la misma importancia y expectativa a logros que el hombre en el deporte y que hay una nueva cepa de atletas comprometidos con Puerto Rico.

Como cuestionaron nuestros compañeros de El Calce en su recuento de la relación entre la leyenda de Anita Lallande y Adriana Díaz: "Queda claro que ambas gestas ponen de manifiesto la importancia del deporte femenino para el país y levantan un cuestionamiento importante en medio de un mar de incertidumbres sociales: ¿se romperán las barreras de género contra la mujer que hace camino en el deporte?".

Mañana entra al ruedo la medallista olímpica Mónica Puig Marchán, y otra oportunidad se abrirá para demostrar cuán importar es la juventud y las mujeres en nuestro deporte.

Loading...
Revisa el siguiente artículo