Argentina es un manto de lágrimas: Croacia goleó al pésimo equipo de Sampaoli y lo dejó colgando del Mundial

La Albiceleste sigue jugando mal en Rusia 2018, ahora perdió frente a los balcánicos y está a un paso de consumar un papelón en la Copa del Mundo.

Por El Gráfico Chile

Argentina está a un paso de consumar uno de sus mayores fracasos históricos, porque mostrando un juego mediocre cayó por 3-0 ante la inteligencia de Croacia, quedando colgando en Rusia 2018.

Como dicen al otro lado de la cordillera, desde un principio fue un "partido chivo" para la Albiceleste, porque a los 5' avisó el extremo izquierdo de Inter de Milán Ivan Perisic, que con un zurdazo rasante hizo trabajar a Willy Caballero.

Messi quería acallar a sus detractores y se juntaba con Enzo Pérez y Sergio Agüero, pero siempre estaba bien parado el cuadro balcánico, que sacaba todas las pelotas que entraba al área.

A los 30' casi gritaron gol en Caminito o en la 9 de Julio, porque un error croata en la salida dejó a Pérez con la pelota y el arco descubierto, pero increíblemente metió un zurdazo que se fue desviado.

Tras cartón pegó el equipo europeo, con un cabezazo en los 33' de Mario Mandzukic que también se fue ancho. El hombre de Juventus estaba solo, aunque definió pésimo.

Pasamos al segundo tiempo, y se vino la noche para los pupilos de Sampaoli. Se jugaba el minuto 53 y se produjo el mayor error de todo el campeonato, y quizá el peor yerro en la historia de Argentina en las Copas del Mundo.

Caballero quiso salir jugando, le pegó mal, y le llegó a Ante Rebic, que con una volea perfecta hizo celebrar al pequeño país de los Balcanes y llorar la todo poderosa nación del Río de La Plata.

Modric Modric hizo el segundo / Getty

El ex DT de la Roja se desesperó tras el gol y tiró toda la artillería. Higuaín, Pavón y Dybala al campo de juego, para intentar resolver algo que antes del Mundial parecía impensado, un fracaso argentino.

Pero no, Croacia tenía mucho que decir y llegó la segunda conquista. Uno de los mejores volantes del mundo, Luka Modric, tomó la pelota y con un derechazo de media distancia clavó el 2-0. No fue gol, fue golazo.

¿Faltaba más, sí? En los descuentos se vino un contragolpe mortal y apareció la otra estrella de los croatas, Ivan Rakitic, para decir que el partido es una goleada.

Argentina está en el piso, a un paso de quedar fuera de la Copa del Mundo, dependiendo de un milagro para meterse a octavos. Mientras que Croacia mira todo desde arriba y ya está en octavos de final.

Así vivimos el minuto a minuto

Loading...
Revisa el siguiente artículo