Salir del "comfort zone" exigió a Mariana López ofrecer su mejor fútbol

Con un sacrificio personal y emocional, la boricua brilló en la liga de Costa Rica

Por Víctor Torres Montalvo

Porque de salir a lo desconocido y de probarse se trata, la puertorriqueña Mariana López Crespo aprovechó al máximo su oportunidad en la primera división de la liga femenina de fútbol en Costa Rica, y consiguió llevar su juego a un nivel exigente, no sin antes tener que sacrificar sus emociones.

Hasta que en agosto de este año la futbolista decidió fichar por el AD Moravia, su comfort zone en la isla no había sido trastocado. Calificaciones como "mejor jugadora" o goleadora innata le llovían todos los días por su fuerte fútbol y carácter dentro de la cancha.

No obstante, para alcanzar las metas y los sueños hay que sacrificar.

"…Siempre resalto lo complicado que fue para mi dejar atrás toda una vida en Puerto Rico por varios meses. El apego que tenía con mi familia era extremadamente fuerte y, hasta cierto punto, era eso lo que me daba paz y seguridad emocional. Salir de mi comfort zone no solo me hizo crecer futbolísticamente, sino como ser humano", describió la refuerzo internacional a Metro.

La carrera en el exterior comenzó de ensueño para López Crespo, quien pudo coronarse campeona en su primera temporada. Aunque fue retante, la graduada de la escuela secundaria University High School en Río Piedras se mostró agradecida del nivel de juego.

"Ir a un lugar donde el talento de todas las jugadoras excedía lo que había podido presenciar antes, sin lugar a dudas, me exige y me obliga a ser mejor y permitirme menos fallas", relató.

"Estoy comprometida conmigo para darle al fútbol más de mi".

En el camino, la joven de 20 años también aprendió a cuidar su alimentación para tener un mejor rendimiento en el terreno. "Comencé a comer exactamente lo que mi cuerpo necesitaba. Ni más ni menos. Y así pude tener mejor rendimiento físico en entrenos, el descanso apropiado para un atleta, entre otras cosas", aseguró la también campeona centroamericana de la Unión Centroamericana de Fútbol (UNCAF) del 2017.

El ambiente con el que la recibieron también ayudó a que su mente siempre estuviera en el campo. "Me hicieron sentir bienvenida y en familia. Sentir confianza de parte de las jugadoras de calibre del equipo y de la selección me ayudó mucho", destacó.

Para López Crespo, la experiencia de un juego más serio, agresivo, inteligente y premeditado también la presionó a mostrar su nivel, resultando nueve goles anotados en 13 partidos disputados. Inclusive, la puertorriqueña anotó cuatro goles de cabeza en un mismo partido.

"Definitivamente estoy en mejor forma que años anteriores, sin embargo hay mucho más por lograr".

Luego de una temporada de ensueño, la futbolista regresará a Puerto Rico a preparase físicamente y a entrenarse con la selección nacional adulta. "Cuando hayan nuevos planes ya les contaré", prometió.

Loading...
Revisa el siguiente artículo