Por: Hermes Ayala

Fue una espera igual que la de los conteos que el receptor Yadier Molina cuadra con los lanzadores cada vez que ponchaba a algún iluso que quería batearle a Puerto Rico.

 

Pero al fin y al cabo, nadie se ponchó. Los jugadores de la selección nacional llegaron y la algarabía era inmensa. Había fiesta. Llegaron los nuestros.

 

“Demostramos que se puede. De aquí pa’ adelante lo que hay es ir pa’ arriba”, le dijo Molina a su pueblo al llegar al aeropuerto Luis Muñoz Marín.

 

La selección no ganó el campeonato, se llevó la plata, pero el fervor de los puertorriqueños le supo a gloria. Molina fue uno de los primeros en entrar a saludar a la prensa, seguido por los coaches Carlos Delgado y Juan ‘Igor’ González y el dirigente Edwin Rodríguez. Y así, por cuentagotas, el resto del equipo se unió a la comparsa.

 

 

“El béisbol está vivo y hay que seguir masificándolo”, dijo el dirigente Rodríguez. “Nosotros demostramos que Puerto Rico puede”.

 

Los jugadores llegaron a la conferencia de prensa en el aeropuerto flanqueados por funcionarios gubernamentales, como el Secretario de Estado, Luis Rivera Marín y la Secretaria de Justicia, Wanda Vázquez. La alegría era inmensa. Sobraban las sonrisas.

 

Es más, hasta la pregunta de cómo se le explica a un niño lo que es la soberanía de Puerto Rico luego de la gran gesta en el Clásico Mundial de Béisbol recibió una contestación gozosa.

Sin duda, por más que se intente evitar hay muchos ejemplos de Política Internacional y Deporte. Inglaterra vs Argentina en fútbol, Estados Unidos versus Rusia en hockey y pues Puerto Rico por su situación. Hay un plebiscito en junio, estadidad versus soberanía.

“Yo creo – siempre he creído y así me criaron – que todo país tiene ese derecho a ser independiente y tiene derecho a ser libre. Independientemente de las ideologías, de todos y cada uno de sus partidos y sus componentes, existe un bien común por este pueblo”, explicó Rodríguez.

“Todos quieren que Puerto Rico esté bien. Entonces, ¿cómo le explico lo que es soberanía a un niño? Pues la soberanía empieza desde adentro hacia afuera. Todo ser debe ser independiente, ser único. Todos tenemos una unicidad. Soberanía es ser tú mismo. Vimos soberanía sobre el terreno, a Javier Báez ser si mismo, Yadier, Lindor, ellos eran ellos mismos, sin restricciones. Soberanía es expresar quién tú eres. Así que a los niños, sean ustedes. Así expresan su soberanía”, dijo el dirigente.

En ese sentido, Molina aprovechó para echar al lado cualquier controversia con lo que es ser puertorriqueño, en especial con respecto a los jugadores de origen boricua que participaron por Estados Unidos.

“Yo abracé a (Marcus) Stroman cuando acabamos. Y es que somos profesionales. Y esto es deporte. Y somos puertorriqueños, con todo y eso. Nosotros estamos contentos por haberle dado esta alegría a nuestro pueblo”, destacó el estelar receptor.

Luego de compartir con la prensa y con los fanáticos que desde temprano se dieron cita en el aeropuerto, los integrantes de la gloriosa novena del archipiélago borincano se marcharon en caravana hacia el Centro de Convenciones para un festejo de pueblo.

“Las cosas están malas, pero aquí les decimos al pueblo que seguimos hacia adelante”, interpuso el bateador Ángel Pagán.

 

Nada, que cuando las cosas se ponen fuerte, los fuertes se ponen pa’ las cosas.

“Y si podemos, en el próximo Clásico nos traemos el trofeo”, le dijo Molina a Metro, dejando entrever que aún le queda mucho béisbol detrás del plato con la novena.

Borinquen los celebra. Y ellos celebran a Borinquen.

Loading...
Revisa el siguiente artículo