Boricua Amanda Serrano se vuelve a coronar en las 126 libras

Conquistó el título OMB y le quitó el invicto a Heather Hardy.

Por José Encarnación Martínez

¡Es un fenómeno! La púgil boricua Amanda Serrano le quitó el invicto a la norteamericana Heather Hardy (22-1, 4 KOs) esta noche, al propinarle una salsita en un combate lleno de emociones que tuvo lugar en el Madison Square Garden, en la ciudad de Nueva York.

Serrano (37-1-1, 27 KOs), quien ha repartido pasta y queso como campeona mundial en siete divisiones distintas, logró coronarse una vez más en las 126 libras, esta vez por decisión unánime (98-91, 98-91, 98-92), agenciándose así su noveno cinturón mundial.

Con guardia zurda, Serrano lució inmensa con un repertorio que destruyó el rostro de Hardy en los primeros minutos de batalla, hasta ponerle punto final al duelo, que llegó al máximo de diez asaltos.

La campeona norteamericana, que no peleaba hace once meses, le sacó el jugo a la puertorriqueña hasta las postrimerías del combate. A pesar de que Serrano casi la mata en el primer round, la excampeona sobrevivió para alargar la contienda. Hardy resistió los golpes de Serrano y pareció estabilizar la pelea a partir del tercer episodio, con breves intercambios en el medio del cuadrilátero y una errática pelea en retroceso.

Hardy se dedicó a intentar caer en tiempo correteando el ring e intentando combinar con golpes sin mucha fuerza. Se trató de una cacería de gato a ratón.

En el quinto asalto parecía que Hardy iba a mitigar las energías de la boricua, pero la pegada de Serrano hizo más que los riesgos que tomó la norteamericana. Prevaleció la clase. El sexto round, sin embargo, fue el mejor momento de Hardy en la pelea, llegando con algunos rectos y logrando llevar la voz contante por momentos.

No obstante, en el séptimo capítulo volvió a presionar Serrano, entrando muy bien con su izquierda y ablandando las esperanzas de Hardy, que nunca logró virar la tortilla por tiempo prolongado. En resumidas cuentas, Puerto Rico tiene campeona. Serrano ganó cómodamente y ni siquiera necesitó de zapatillas de boxeo, porque peleó en Jordans.

La boricua no veía acción desde el 18 de enero, cuando despachó por la vía rápida a Eva Voraberger.

Loading...
Revisa el siguiente artículo