Opinión de Alex Delgado: NO al Lockdown

Lee aquí la columna del periodista y director de programación de NotiUno.

Por Alex Delgado

El que piense que el Covid-19 es algo pasajero y que lograremos “pasar el Niágara en bicicleta” hasta que desaparezca es un iluso. Igual el que piense que es viable proteger a casi toda la población del contagio. Pienso que el Covid nos va a dar a todos, o casi todos, en algún momento.

Siempre he pensado que todos los puertorriqueños en algún momento hemos tenido contacto con el Covid, ya sea agarrando una fruta o un producto en el supermercado o teniendo algún contacto con una persona que está positivo sin saberlo. Sin embargo, tomando las medidas recomendadas, las probabilidades de contagio se reducen.

Desde que se abrió la industria de los conciertos el pasado verano, cientos de miles de puertorriqueños han estado aglomerados y sin usar mascarillas en diferentes eventos. Esta industria abrió en junio y el Pollstar 2021 Worldwide Rankings ubicó al Coliseo de Puerto Rico en la posición #12 de venta de taquillas a nivel mundial. Repito: !MUNDIAL! EL 14 de agosto inauguró el Coca Cola Music Hall y al cierre de año debutó en el Pollstar con la posición mundial #31. No se puede decir que todos esos eventos de junio a noviembre vinieron a explotar a mediados de diciembre.

¿Hay aumento de hospitalizaciones hoy? Sí, y eso, junto a las muertes, es lo que se debe considerar, dependiendo las cantidades, para tomar medidas más fuertes. Al momento de elaborar este escrito el número de hospitalizados era de cerca de 500. El 26 de marzo pasado tuvimos la tasa de positividad más alta con 19% y las hospitalizaciones en ese momento se acercaron a las 550. Hoy tenemos mucha más positividad por lo que supondría uno que las hospitalizaciones deberían estar llegando a las 1,000. ¿Cómo se explica que no ha ocurrido eso? La vacuna está haciendo su trabajo y lo que hay que hacer es vacunarse con las dosis que los científicos determinen, no con lo que uno crea que es suficiente.

No debe malinterpretar mi mensaje. Mi punto no es que nos crucemos de brazos. Obviamente siempre hay que tomar medidas, apretar y aflojar, pero asfixiar no es razonable y un lockdown es asfixiar.

En marzo del 2020 se justificaba el lockdown. El Covid era mucho menos conocido. Tampoco había vacunas. Fue acertada la decisión, pero casi dos años después el panorama es muy distinto, aún con variantes. Contrario a muchas jurisdicciones, por ser una colonia de Estados Unidos, no tenemos un problema de escasez de vacunas. El problema es los que no desean vacunarse pudiendo hacerlo. Esas personas deben cargar con su responsabilidad, pero por esa irresponsabilidad de los menos no podemos encerrar a 3 millones de ciudadanos en sus residencias.

Repito que el promover un lockdown es llevar el mensaje errado de que todo lo que nos dijeron de que si nos vacunamos nos protegemos y que podíamos acercarnos a la normalidad no era del todo cierto. Los que promueven lockdowns le dan municiones, de manera involuntaria, a los anti vacunas en su disparate de que la vacuna no protege.

El Departamento de Salud y la comunidad científica ha recalcado en los pasados dos meses que si pasaron seis meses de su segunda dosis y no se ha inyectado la tercera, usted no se considera debidamente protegido. Por eso es indispensable que se administre la tercera dosis. Sí, hay hospitalizados con dos dosis, pero hasta el lunes pasado, según me indicaron, no se había reportado hospitalizados con tres dosis administradas.

“Ciertamente, el COVID estará con nosotros para siempre… Nunca vamos a poder erradicar o eliminar el COVID.”, dijo en los pasados días Albert Ko, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Yale. Ante ese panorama, la meta debe ser redoblar el esfuerzo de vacunar con campañas educativas, no con loterías. Lo había anticipado cuando comenzaron a premiar con dinero y premios a los que se vacunaran, que más adelante se negarían a protegerse a menos que el estado los persuadiera a billetazo limpio. Hasta que comenzó a aumentar la positividad en diciembre mucha gente no quería administrarse la tercera dosis. ¿Qué esperaban? ¡Billete! No todos, pero sí demasiados. Fíjese que cuando empezó el aumento, la administración de la tercera dosis se duplicó y triplicó en algunos lugares.

El Covid se quedará con nosotros, como la influenza, por lo tanto, lo más cercano a un seguro de vida contra este virus es la vacuna. Los que proponen lockdowns son, principalmente, los que tendrán un cheque seguro. Así es muy fácil hablar de cerrar. Si no pueden forzar a decenas de miles a vacunarse, mucho menos deben forzar a millones a encerrarse en cuatro paredes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo