Opinión de Efraín Vázquez Vera: Los Principios para la Negociación de la Libre Asociación

Lee la columna de opinión del profesor catedrático, Efraín Vázquez Vera

Por Efraín Vázquez Vera

El debate del status está secuestrado y paralizado por la política tradicional. Queriendo cada cual vencer e imponer su preferencia de status, nos encontramos hoy en un callejón sin salida. El bloqueo es real. Existe en Puerto Rico y existe en los Estados Unidos.

Ante este panorama, resulta evidente que la política tradicional no desea resolver el debate colonial, ya que vive de él y es su razón de ser. Para muchos es lo único que conocen, y lo utilizan para ganar las elecciones. Esa política de siempre entiende, con razón, que es muy difícil sobrevivir políticamente si se resuelve el tema, así que busca perpetuarlo. Año tras año, mes tras mes, semana a semana, casi a diario, demuestran no poder ofrecerle soluciones y respuestas al país, y carecer de una visión de futuro viable y posible. Debe quedarnos ya claro que la solución del status no saldrá de esa política tradicional.

Es por lo anterior que, desde la sociedad civil, un grupo de puertorriqueños organizados en el Movimiento de Acción Puertorriqueña, el MAP, decidió trascender esa política tradicional obsoleta y paralizante para diseñar una estrategia de desbloqueo con una visión de futuro.

Han sido dos años de trabajo continuo y, para nuestra sorpresa, el que no seamos políticos en búsqueda de protagonismo, junto a un mensaje claro e inteligente, nos abrió las puertas con un interlocutor acostumbrado a la misma política de siempre y la rechaza. Descubrimos que los Estados Unidos sí está listo para escuchar y trabajar con la sociedad civil para avanzar hacia la descolonización.

Así las cosas, se organizó en los Estados Unidos un grupo de norteamericanos expertos en la Libre Asociación y la política territorial norteamericana, en su mayoría exfuncionarios con vasta experiencia. No nos debe extrañar que se trate de la Libre Asociación precisamente la opción que más interesa a nuestra contraparte, pues es una fórmula, aunque poco conocida, viable, legal y deseable, en la cual se pueden acomodar los diversos intereses políticos, económicos y sociales. Recordemos que las últimas tres veces que los Estados Unidos descolonizó fue a través de la Libre Asociación.

Por nuestra parte, el MAP organizó un Dream Team puertorriqueño, todos expertos en distintas materias y ninguno político, como contraparte a la delegación norteamericana para comenzar una conversación sobre la descolonización y la Libre Asociación. En dichas conversaciones concluimos que la Libre Asociación era la única fórmula de status viable para terminar con la condición colonial de Puerto Rico. Las conversaciones duraron cerca de un año, y el resultado fue un documento titulado Principios de la libre asociación entre Estados Unidos y Puerto Rico.

Aunque el ambiente siempre fue de camaradería, en ocasiones las conversaciones se tornaron difíciles, aunque siempre educativas. Con certeza puedo señalar que, al concluir estas conversaciones, comienza a dibujarse una visión de futuro clara sobre cómo sería un Puerto Rico en Libre Asociación con los Estados Unidos.

Una de las conclusiones más importante de las conversaciones fue que no se puede garantizar el derecho de libre determinación de los puertorriqueños sin antes definir en detalle las implicaciones de la Libre Asociación. Por tal razón, decidimos que el primer paso sería el desarrollo de estos Principios como una guía para una futura negociación.

Nuestro grupo y la contraparte norteamericana estamos convencidos de que los Principios pueden desbloquear el debate del status en Puerto Rico y en los Estados Unidos. Se trata de una oportunidad que, bien aprovechada, puede enseñarnos el camino a seguir.

Antes de hacer este documento público, realizamos un ejercicio de presentárselo a un grupo representativo de la sociedad puertorriqueña, al cual tuvimos una recepción muy positiva y esperanzadora. No tenemos la menor duda de que, si llegara a definirse la Libre Asociación, habrá una realineación de voluntades en favor de esta opción de status y podremos ponerle fin para bien de todos al eterno debate y comenzar a crear, en soberanía, una realidad superior a la que tenemos.

Ya los Principios fueron presentados a la Casa Blanca. Confiamos que la administración del presidente Joe Biden aprovechará la oportunidad que se le ofrece, a raíz del bloqueo existente en el Congreso norteamericano y en Puerto Rico. La ausencia de acción sería prueba irrefutable de que tampoco existe en el Ejecutivo norteamericano interés alguno para resolver el dilema del status, por cual también representa una forma de avanzar en nuestro entendimiento de la situación colonial que enfrentamos.

Vale la pena intentarlo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo