Opinión de Héctor Ferrer: ¡A luchar por nuestros pensionados!

Lee la columna de opinión del representante Héctor Ferrer

Por Héctor Ferrer

Estoy totalmente comprometido a defender las pensiones de nuestros retirados y mi Partido esta obligado, por su Plan de Gobierno, a no recortarlas. Mi primera propuesta de política pública fue una alternativa concreta precisamente para evitar recortes a las pensiones. Ese es mi compromiso, y lucharé con todo mi empeño, firmeza y determinación para cumplirlo.

Cada dólar que se le recorta a las pensiones es un dólar que sale de nuestro País para pagar una deuda impagable. A diferencia de los inversionistas que especularon con nuestra deuda para obtener ganancias, los pensionados de Puerto Rico no tuvieron otra opción. Estaban obligados a contribuir a un sistema de retiro a cambio de obtener su sustento luego de culminar sus largos años de trabajo y servicio. El Plan de Ajuste de la Deuda, escondido entre números fríos, contiene un recorte a las pensiones. Recorte que pone en jaque el futuro de nuestro pueblo por los próximos 50 años.

En jurisdicciones de Estados Unidos como Stockton, no recortaron las pensiones durante el proceso de quiebra. Se tomaron en cuenta recortes previos a la quiebra. No hay ningún requisito legal que nos obligue a recortar las pensiones en estos momentos. No hay ninguna razón para disminuir las pensiones: ni las de $500, $1,500 o $2,500 mensuales. Ni un recorte más.

Los fondos existen y si tenemos que ponernos creativos para buscar nuevos nichos, vamos a crear un marco regulatorio para el cannabis; un mercado que representaría más de 500 millones en su primer año, según los estudios.

Estudiaré las propuestas con detenimiento antes de decidir cómo votar. Pero cualquier tipo de acuerdo que disminuya las pensiones no contará con mi apoyo.

Pensemos en como el Gobierno ha reducido los servicios, ha aumentado la luz y el agua, que los pensionados también pagan. El recorte adicional sería devastador, no tan solo para ellos, sino para todo Puerto Rico.

La legislación que aprobemos en el Plan de Ajuste debe:

(1) No disminuir las pensiones; (2) Permitir que podamos renegociar la deuda con los bonistas sin tener que ir a un Tribunal ni a la Junta de Supervisión; (3) Establecer reglas vinculantes sobre estimados de recaudo y gasto. No podemos gastar lo que no tenemos; (4) Establecer topes realistas a la deuda. Topes que obliguen al Gobierno a no excederse; (5) Prohibir los cambios constantes en la gerencia de corporaciones públicas.

El Plan de Ajuste contiene propuestas que van dirigidas a atender algunos de estos asuntos. Entiendo que nuestra legislación tiene que ser mejor que el Plan de Ajuste. Esas reglas tienen que estar incluidas en los acuerdos con los bonistas, para que la Legislatura no las pueda alterar unilateralmente.

El Partido Popular, partido que con orgullo represento en la Legislatura, ha tenido sus mejores momentos cuando ha defendido y adelantado las causas de los trabajadores y de nuestra gente más desventajada, mientras que ha tenido sus peores momentos cuando ha flaqueado en esa defensa. El momento es ahora para ejercer liderato firme y decisivo. Nuevamente, Puerto Rico necesita madurez, desprendimiento y voluntad política.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo