Opinión de Danna Hernández: ¿Responder, reaccionar o implosionar?

Lee aquí la columna de Miss Empowered.

Por Danna Hernández, Miss Empowered

En los comienzos de la humanidad era necesario reaccionar para sobrevivir. Era como funcionaban las cosas, venía alguien atacar tu cueva y no había mucho tiempo para responder porque todo estaba en peligro. Se trataba de vida o muerte. En el siglo XXI aunque pareciera por las reacciones emocionales de algunas personas que todavía es necesario vivir así. No lo es.

Reaccionar nace de un miedo, una amenaza o ofensa que siente la persona que le están haciendo. Sucede que en muchas ocasiones las cosas no son tan personales como parecen, pero se siente así porque no son sentimos bien con nosotros mismos… por ende lo vemos como una amenaza. Muchas veces el sentimiento de reaccionar y ser impulsivo puede llevarte a sentirte drenado y/o con cargo de consciencia. Porque no estamos comportándonos desde el amor o desde nuestra mejor versión… sino desde el dolor. Por esto es necesario sanar y hacernos responsables de nuestras heridas emocionales.

Responder nace de tomarse unos segundos, minutos, lo necesario para responder a una situación pensando en el fin al que se quiere llegar. Responder es caminar con la paz de que independientemente de cual sea el resultado hicimos lo mejor que pudimos. Usualmente da paso a que se de una comunicación más clara y concisa.

Implosionar se le llama cuando no se canalizan las energías y explotan por dentro. No es justo aguantarse las cosas para luego vivir con rabia. Es algo que si está en nuestro control. Las emociones son mensajeras y nos enseñan que hay algo que atender, guardárselo todo y reprimirlo te enferma, traerlas a la luz… abrazarlas y entenderlas sana.

La clave esta en intentar ser seres mas conscientes de nuestro mundo interno, que siempre se reflejará en el exterior.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo