Opinión de Alex Delgado | Rincón: Se repite la historia

Lee la columna de opinión del periodista Alex Delgado.

Por Alex Delgado

La controversia sobre la reconstrucción de una piscina y área recreacional del Condominio Sol y Playa en Rincón ha dejado mal parada a todas las partes. A los residentes del complejo por su impertinente insistencia de volver a construir donde va a repetirse lo mismo. Al gobierno por las cantinfladas  del Departamento de Recursos Naturales (DRNA) dando pasos pa’lante y pa’trás con permisos, y finalmente, a la acostumbrada  hipocresía de muchos de los protestantes, que muestran ser muy selectivos a la hora de escoger sus trilladas protestas, seleccionando causas en las que puedan proyectar su agenda de provocar antipatía en unos sectores.

Comencemos con los titulares del condominio. Estos parecen ser de la secta de Donald Trump en temas ambientales al resistirse a creer que el mar va a volver a meterse y a destrozar lo que construyan, como ya ocurrió. Esto sin contar que el agua va a entrar a esa parte del complejo con más frecuencia durante fenómenos menos intensos que María, y que con el cambio climático, aunque ellos no crean en ese evento mundial, será cuestión de años para que comiencen a lavarse los dientes con agua salada. Así hay miles de propiedades, no solo en Puerto Rico, sino en el mundo. Querer reconstruir la piscina y los gazebos donde ya se sabe que será destruido en cualquier momento es irracional, en mi opinión. Ahora bien, en la parte económica, es su dinero y lo arriesgan como entiendan.

¿Que ya ellos pagaron por esos terrenos y la construcción del área recreativa? ¡Ajá! ¿Y eso hace inteligente construir donde quedó evidenciado que es susceptible a otro destrozo? De nuevo, la actitud de “Ahhhhh, no va a pasar na” no es sensata. ¡Claro que entiendo que el valor de la propiedad se ve afectado o que se compró con unas expectativas de uso y disfrute del área destruida! Pero no es sensato construir una casa donde se hundió la anterior porque la que se construya se va a hundir también con el tiempo. No tienen forma de controlar el mar y cómo sube su nivel por el cambio climático.

Vamos con el gobierno. El DRNA vuelve a mostrar que no tiene dirección ni cabeza. Un día dicen una cosa, otro día cambian y al tercer día indican que lo que quisieron decir fue esto o aquello. Esta agencia actúa con nébula y eso solo alimenta las teorías de conspiración, existan o no. Si el gobierno va a sentarse a esperar que los manifestantes se cansen, eso no va a ocurrir. El casi inexistente secretario Rafael Machargo ha adoptado la estrategia de otros de esconderse y  dejar que sea La Fortaleza y la Secretaria de la Gobernación, Noelia García, quienes asomen la cabeza y reciban los azotes y cuestionamientos públicos. En el caso de la Policía, mucho cuidado con la fuerza excesiva. No solo el pueblo los está observando.

Hablando de los manifestantes, no estoy diciendo que la parte ambiental no les importe, pero ¿usted me va a decir que ese es el único lugar en la isla donde le hacemos la vida complicada a los pobres tinglares u otros animales? Todos sabemos que no. De hecho, donde ubica el complejo, a la derecha y a la izquierda hay otros que tienen verja más o menos donde se desea reconstruir. Pero el Condominio Sol y Playa es la protesta de moda, la seleccionada. Hay, y lo saben, mil propiedades construidas en la zona marítimo terrestre, y guardan silencio. Esto lo hemos vivido anteriormente. No me sorprendería termine la construcción a mediano o largo plazo, y ya.

No me canso de recordar, porque es el mejor ejemplo de las protestas ideológicas disfrazadas de causas nobles, el caso de Paseo Caribe. Allí estuvieron protestando por un tiempo. Tito Kayak nos entretuvo con su acto de trapecismo y escapismo mientras otros gritaban las consignas "Demolición a la corrupción ahora" y "Rescatemos lo nuestro".

Argumentaban en tono poético que la construcción le arrebataría al pueblo el acceso al entonces abandonado Fortín San Gerónimo y que en la construcción había un yacimiento arqueológico. Usaron el mismo libreto del Condominio Sol y Playa, el de “los pobres contra los ricos”. Cuando el desarrollador desistió en Paseo Caribe, los protestantes cogieron sus motetes y se fueron. Luego terminaron el proyecto con otra empresa y nadie levantó nuevamente el tema del yacimiento arqueológico, ni el “bloqueo” del acceso al fortín. Hoy todo el mundo tiene acceso al área, incluyendo al San Gerónimo. En fin, se terminó el proyecto, los protestantes se fueron y hoy todos podemos accesar el área, cuando la consigna era que le estarían “arrebatando” al pueblo.

Hay hay quien piensa que si uno señala una parte, es porque está con otra, pero no necesariamente es así. Aquí todas las partes, residentes, gobierno y manifestantes, tienen lo suyo.  

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo