Opinión de Denis Márquez: El presupuesto de la Junta

Lee la columna de opinión del representante por el Partido Independentista Puertorriqueño, Denis Márquez.

Por Denis Márquez

Durante años, los últimos meses de la primera sesión legislativa se concentraban en la discusión del presupuesto. Todo giraba en cómo las agencias de gobierno utilizaron el presupuesto del año anterior, el cumplimiento con los servicios a la ciudadanía y la petición presupuestaria para el próximo año, de conformidad con las necesidades del país.

Desde la imposición de la Junta de Control, ese proceso se ha ido al traste y con ello la disposición constitucional de la responsabilidad legislativa de aprobar un presupuesto.

El pasado cuatrienio, tanto la mayoría del PNP como la minoría del PPD, recurrieron al Tribunal para reclamar que la legislatura tenía el poder de aprobar el presupuesto del país, y que la intervención de la Junta atentaba contra las “prerrogativas constitucionales de la Cámara y el Senado”. La respuesta del Tribunal fue clara, los presupuestos de Puerto Rico tienen que ir de la mano de los “planes de ajuste fiscal”, que los impone la Junta, que los supuestos poderes legislativos están subordinados a la Ley Promesa. Al fin y al cabo, una vez más quedó expuesta nuestra cruda realidad colonial.

Por ello, desde enero hemos atestiguado un “peregrinaje" del gobierno y la legislatura hacia la Junta, para implorar por un presupuesto cónsono con sus peticiones. Incluso, está radicado en la Cámara, la Resolución de presupuesto preparado por la Junta.

Escuchar en vista pública al Secretario de Educación expresar que el presupuesto asignado por la Junta es insuficiente, y que tiene la voluntad “de ir a la Junta a pedir más”, es el ejemplo más reciente de lo patético de nuestra realidad colonial.

En los próximos días veremos en la legislatura varias alternativas. Aprobarán un presupuesto “con el visto bueno de la Junta”, o aprobarán un presupuesto en oposición a la Junta “para las gradas” que no podrá ponerse en vigor o, finalmente, la Junta certificará su presupuesto. En cualquiera de estos escenarios la última voluntad la tendrá la Junta.

Insistiremos en que para poder cumplir con la responsabilidad de crear y aprobar un presupuesto que realmente le responda a nuestra sociedad, es necesario terminar con el colonialismo que permite la existencia de la Junta de Control.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo