#PrimeroConElNalgo - Muy bien acompañada Zuleyka Rivera en el Miss Universe

Lee aquí la columna del Nalgorazi, que además de contarnos sobre Zuleyka Rivera, comparte diálogo con Marilyn Pupo

Por Fernan Vélez

Muy bien acompañada Zuleyka Rivera en el Miss Universe

Todos hablando del Miss Universe, de las candidatas, de cuáles son las favoritas, los pelos, las tacas y los trajes, pero nadie se ha dado cuenta de con quién Zuleyka Rivera, quien fungió de jurado en el certamen, llegó a la hospedería sede, el Hard Rock Hotel & Casino Hollywood en Florida. Nada más y nada menos que con Luian Malavé Nieves, mejor conocido como DJ Luian, talentoso productor musical boricua y DJ, como pueden apreciar en el vídeo que acompaña esta columna.

Sí, Luian, el de los abdominales más falsos que la licencia de conducir de Jensen Medina. Fíjense cómo cuida al nene de Zuleyka, Sebastián, echándole la mano sobre el hombro mientras caminan. Él también es padre de un niño de 11 años. Aunque Luian lleva mascarilla puesta, pueden ver las fotos comparativas para que vean que es él.

DJ Luian DJ Luian

Zuleyka y Luian se llevan tres años de diferencia. Ella tiene 33 y él 30. Se pasan pa' arriba y pa' abajo hace tiempo, al menos desde hace dos años llevo hablando de ellos en TV y mis redes. Desde que fueron a esquiar juntitos a Aspen, Colorado, en 2019 (miren las fotos de evidencia), donde se retrataron el mismo día, a la misma hora, mismo lugar, pero nunca juntos. Miren la tabla roja del nene de ella y la de Luian. El viejo truco, mire pescao. Las redes hablan.

Zuleyka y DJ Luian

Me cuentan que se pasan comprando especiales en el Walmart de Canóvanas. Llegan juntos en la misma y humilde guagua Jaguar color blanco, se separan tan pronto entran, pagan cada cual por su lado y luego se montan en el carro y se van juntos de nuevo. Hasta dos veces en un mismo día los han visto. Como si fueran transparentes y nadie hubiera visto tan obvia movida. El sábado 8 de mayo me dijeron que Zuleyka estaba en la 2da Feria Salsera en Orlando. Hasta allí llegó Luian a buscarla al backstage en su extraño carro descapota'o de dos gomas alante y una atrás. Mírenlos en el vídeo como escapan con rumbo desconocido, ante los románticos acordes de "De qué callada manera" de La Sonora Ponceña. Así se fueron, callaítos.

Muchos comentan en mis redes que no entienden cómo ellos están juntos, mientras otros lo entienden perfectamente. Como siempre digo, el amor es extraño y descontrolado. Quisiera gritar desde la montaña más alta. Definitivamente a Luian le viene bien esta felicidad ya que está pasando unas semanas súper tristes con el fallecimiento de su abuela y tia, de quienes era muy apegado. Bien por él, bien por Zuleyka. Que viva el amorrrr.

 

Devastada Marilyn Pupo

Hablé con la queridísima actriz Marilyn Pupo y me partió el corazón por lo devastada y destruida que continúa cada día que pasa tras el fallecimiento el pasado 20 de marzo de su amado Eduardo Penedo, quien fue su compañero por 29 años. Aquí parte de nuestra conversación.
Marilyn, vi en un reciente post en Instagram donde dices que todavía no logras ser feliz con los recuerdos felices junto a Eddie.
-"A eso se supone que se llegue. Me imagino que en el largo proceso del duelo, voy a llegar a ese momento. Pero al día de hoy, con lo honesta que siempre he sido, rememorar los momentos felices a mí me dan mucho dolor todavía. Estoy abatida, golpeada, lo extraño mucho, me hace mucha falta (llora)".
¿Qué lo llevó al hospital?
-"Estuvo un mes en el hospital. Cuando entró ni él sabía ni yo sabía. No estábamos preparados para esto. Fue una cosa bien desagradable. El 3 de enero se le hinchó una mano. Un médico vecino le dio un antibiótico por si era celulitis. Seguía hinchado y lo mandó a hacerse unas pruebas de artritis reumatoide y salieron unas cosas de artritis. Me consiguió una cita con un reumatólogo muy bueno pero no lo recomiendo para nada. Lo llevé allí. Le dio un medicamento y le dijo que tenía que tomárselo por cuatro semanas y que luego de eso lo volviera a ver. Entonces se le empezaron a hinchar las piernas. Llamaba por teléfono y no me contestaban. Fui hasta a la oficina el 8 de febrero. Él estaba saliendo y le pedí que lo viera. Me dijo que Eddie tenía que estar las cuatro semanas de tratamiento, que ni se lo iba a disminuir ni cambiar. Le dije que tenía dolor. Me dijo "que tome Tylenol y que aguante como un macho". El martes 16 de febrero conseguí el teléfono de su secretaria y le mandé las fotos de las piernas de Eddie. Me llamó enseguida y me cito para ese mismo día. Ya Eddie estaba en silla de ruedas. El doctor me dijo "ahora sí estoy preocupado, estoy asusta'o. Esto ni es artritis y es consecuencia de un medicamento". Le ordenó hacerse varios análisis, que resultaron mandándolo al hospital y de ahí no salió. Tenía un poco de pulmonía, no era Covid. se le complicó lo de los pulmones".
¿Por qué la hinhazón en las piernas?
-"Eso era cardíaco".

¿Él padecía del corazón?
-"No. Hace tres años le hicieron una ablación y estaba en medicamentos. En esos días no había tenido ni palpitaciones ni dolor. No fue un ataque al corazón. Pero ya estaba en fallo cardíaco en el hospital. La función cardíaca estaba en un 40%. Él no era diabético, no tenía presión alta ni nada. En los hospitales casi siempre las cosas se complican. Entras con dos infecciones y sales con cinco. Y así pasó. Falleció de complicaciones cardiopulmonares y de sepsis".
¿Él estaba consciente?
-"En todo momento. Lo intubaron y todo".
Falleció en tus brazos y en la hora de visita del hospital.
-"Sí. Soy católica, fue a la hora de la Misericordia, a las tres de la tarde. Para mí tiene muchísimo significado porque la visita son dos horas. Habían otras 22 horas del día pero falleció en esos momentos. Yo estaba hablando con el médico. Los enfermeros estaban con él. Los enfermeros lo llamaron y el médico me llamó. Le pude hablar bien lindo a Eddie. Le agradecí por lo mucho que había luchado (llora), por estar conmigo más tiempo, fue un guerrero, él luchó. Me lo dijeron todos los médicos. Le agradecí lo feliz que me había hecho. Le prometí que iba a cuidar a sus hijos. Que se fuera tranquilo, que yo iba a estar bien. Ahora mismo no lo estoy complaciendo porque no estoy bien, no estoy bien (llora)".
¿Todos sus hijos viven fuera de Puerto Rico?
-"Todos, estoy sola. Es bien duro pasar todo este tiempo sola. Soy una mujer de fe y espero superar esto y que pueda llegar a ese estado de nirvana en el que puedo ser feliz rememorando tiempos felices pero en estos momentos no puedo. He tratado de mantenerme fuerte pero me cuesta. Tuve muchas pérdidas, no tengo mamá, papá, ni mi hermana única, mi único sobrino varón, mis tías. Pero durante todas esas pérdidas tenía a Eddie a mi lado. No es lo mismo ahora".
Era tu roca…
-"Era mi roca, mi fuerza, me sentía segura con él. Me sentía protegida, querida".

¿Estarías dispuesta a recibir ayuda emocional?
-"Creo que la necesito. No la he buscado todavía. Pensé hablar con gente que conozco que son buenas en eso pero, no es por despreciar la ayuda que me puedan dar pero ¿qué me van a decir que yo no sepa? Que todos nos vamos a morir, yo lo sé. Que cumplió sus deseos, que tuvo salud, que tuvo sus nietos e hijos, yo lo sé. No le pasó nada que le pasara a cualquiera. Que si se hubiera salvado hubiera quedado peor en una cama, también lo sé. Pero en el momento que está sucediendo, duele hasta el tuétano".
¿Estás durmiendo bien?
-"No. Cuando tomo pastillas para dormir, al otro día me siento peor, me deprimen".
¿Estás comiendo bien?
-"Tampoco. Como porquerías. He tenido muchas responsabilidades a cargo con la casa completa, cosas que hacía Eddie. Vender los carros, atender la casa de Vermont, mantener el agua, la luz, de allá y de acá. Todas esas cosas que él hacía me han tocado de pronto a mí y no soy muy experta en eso".
¿En que te has abrazado para sobrellevar estos primeros dos meses?
-"Vivir un día a la vez. He estado haciendo un gran esfuerzo. Esa alegría que me ha caracterizado siempre está bastante magullada, estoy herida, gravemente herida. Sé lo mucho que el pueblo de Puerto Rico me quiere. Lo único que recibo en las redes sociales es cariño, amor, respeto, admiración".
Somos muchos los que seguimos orando por ti.
-"Lo sé, creo en eso, en la oración, en los buenos pensamientos. Tengo que salir de esto. Es lo que hay, hay que ser realista, hay que aceptarlo y seguir, pero me ha costado trabajo, no puedo mentirte. Oren por mí, eso me funciona".

Mira aquí una fotogalería de momentos felices entre Marilyn Pupo y su esposo:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo