Blogs

Opinión de Zayira Jordán: La Asambleíta

Lee la columna de opinión de la pasada candidata a la comisaría residente por el Movimiento Victoria Ciudadana, Zayira Jordán

Vas con la mejor intención.

Vas con la sed de justicia para todos por igual.

Vas con la conciencia de que los menos y los más todos tenemos derecho a ser representados, a que se nos oiga.

Vas ilusa porque, ante la imposibilidad de prevalecer en números, los menos, cegados por la frustración de no poder adelantar su voluntad, buscan imponerla.

Vienen marcados por la innegable represión. Ellos la sufrieron. Ahora “a cada acción su reacción”. Con la misma fuerza la balanza se inclina, se rompe, no admite contrapeso, las marcas de toda una historia acompañan el resentimiento y la resistencia a dejar pasar, a dejar que el curso de la historia siga, que la democracia reine, que la mayoría mande…

Y recurren a cualquier medio disponible para hacerlo.

No llegas porque te mantienen al margen “equivocando” el proceso para imposibilitar tu presencia, buscando negar tu presentación y representación…

A pesar de los “equívocos”, llegas.

Llegas a la discusión, a hacer valer tus puntos de vista y tu posición.

Estás y no echas atrás ante la oposición. Cedes en lo que es razonable. Te reiteras en lo no negociable.

Estás y te tratan de echar amparados en argumentos laterales.

Te tratan de echar porque, dicen, para ti es personal. Para ellos no.

Prevaleces por razones de estrategia política.

No te pueden echar sin ponerse en evidencia.

Si se ponen en evidencia, pierden.

Vas nuevamente.

Impasse.

Tus puntos no son válidos.

La estadidad no es descolonizadora dicen. No va. No es aceptable.

Impasse. No vas. No lo aceptas. No lo permites.

Otra vez te obligas. Obligas el reconocimiento de lo justo.

Pides voto.

Pides garantías.

Silencio…

Eres invisible.

Si no te vemos ni te oímos, seguimos nuestro curso de acción como si nada.

La imagen, el mensaje, la estrategia política prevalecen.

La intención, la corriente por debajo de esa fina cobertura, prevalece.

No se retira sino que se reitera, espera, toma nueva forma.

Espera para cuando tenga que volver al ataque…

Con los mismos métodos y quizás algunos nuevos aprendidos durante la espera.

La asambleíta se disuelve. Nada resuelve. Al final siempre alguien, algo, se impone.

Procuremos que sea la voluntad de la mayoría. De lo contrario terminaremos con una dictadura de minorías.

Tags

Lo Último

Te recomendamos