Opinión de Alex Delgado: Protagonismo Legislativo

Lee la columna de opinión del periodista Alex Delgado.

Por Alex Delgado

No tardó mucho en salir a flote la razón de la urgencia de la Cámara de Representantes en celebrar dos procesos de interpelación e intentar, con éxito, tomar un protagonismo que no le corresponde en el proceso de confirmación de dos jefes de agencia designados por el gobernador, en este caso Pedro Pierluisi. 

Hay dos temas que captan la atención del público en este momento: el proceso de vacunas y el regreso a clases en un grupo reducido de escuelas. Ambos serían temas trascendentales en las vistas senatoriales de confirmación del designado secretario de Salud, Dr. Carlos Mellado,  y de la designada secretaria de Educación, Elba Aponte Santos.  

Sin embargo, la Cámara de Representantes, en una aparente búsqueda de ganar la atención del pueblo y la opinión pública, inició su propia “vista de confirmación”, algo que no le corresponde al cuerpo legislativo que dirige. La disfrazó de “interpelación”, para luego decirle al Senado qué tienen que hacer con Mellado y Aponte Santos. ¿Porqué, para mí, fue una vista de confirmación? 

En primer lugar, ¿un proceso de interpelación para dos personas que acaban de llegar, que llevan días en sus puestos? La excusa fue que era para conocer los planes de vacunación y del regreso a clases. No obstante, al final, el pasado martes la Cámara terminó revelando un informe en el que le pide al Senado que no confirme a Aponte Santos y que sí le dé paso al nombramiento de Mellado. No recuerdo haber visto en 22 años de carrera periodística a un cuerpo legislativo entrometiéndose en los asuntos que corresponden al otro. 

Esta situación, liderada por el presidente cameral, Rafael “Tatito” Hernández, pone en una situación incómoda al presidente del Senado, José Luis Dalmau, y su liderato, máxime aspirando éste a presidir el Partido Popular Democrático. ¿Necesita el Senado que la Cámara de Representantes le diga lo que debe hacer? Yo entiendo que no. El Senado debe tener la capacidad, por mérito propio, de realizar vistas públicas, interrogar, render informe positivo o negativo y votar a favor o en contra de un designado. En experiencia y trayectoria legislativa Dalmau le lleva la delantera a Hernández, por lo que no creo el presidente senatorial necesite una especie de instrucción disfrazada de “recomendación” sobre su trabajo, ¿o sí? 

En este caso Hernández fue el típico político que sabe lo que vá a pasar y no puede resistir la tentación de buscar protagonismo diciendo lo que tienen que hacer para que, cuando ocurra, intentar llevarse el crédito de que la actuación de otros responde a lo que él hizo o expresó. 

Uno pudiera pensar que esto podría marcar lo que será la relación entre el liderato popular de la Cámara y del Senado. No obstante, Dalmau es una figura política bastante madura que supongo dejará pasar esta luego de enviar algún mensaje. Sin embargo, al otro lado quien está es “Tatito” y es algo que no se debe subestimar. Me refiero a que es un político que, dentro de sus capacidades, que las tiene, muchas veces no ha terminado de salir de una controversia, cuando ya está en otra, y es cuestión de tiempo, de ver si se dispara lo que pudiera ser otra imprudencia legislativa como la de decirle al Senado lo que tiene o debe hacer. Debe recordar, y siempre tener presente que ya no solo es el legislador de Dorado, Vega Baja y Vega Alta. Ahora, es el presidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico. Preguntas como “Secretaria, ¿cuántos es dos más dos?”, lo proyecta como “Tatito” y no como Hon. Rafael Hernández Montañez. Creo que él y usted me entienden.  

Sobre la secretaria Aponte Santos, nadie puede dudar que no proyectó preparación, hasta para preguntas anticipables, algo que con toda probabilidad también pasaría en  en sus vistas de confirmación en el Senado. Si las cosas maduran como pintan, estando Aponte Santos en la jefatura de Educación, la agencia con el presupuesto más grande del gobierno, podría ser anticipable una controversia tras otra, siendo manejadas con el mismo estilo de la “vista cameral de confirmación”.  

Eso le crearía al gobernador Pierluisi un serio dolor de cabeza, refiérase al la administración Wanda Vázquez-Eligio Hernández. Viendo lo que hemos visto, ¿le conviene a Pedro Pierluisi que le confirmen a la Secretaria de Educación?, ¿o le harían un favor colgándola para que él pueda buscar alguien más preparado para enfrentar la candela? ¡Esa es la pregunta! 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo