Opinión de Carlos G. Salgado Schwarz: Si, en serio, somos empleados de primera respuesta

Lee la columna de opinión del Juez de Apelaciones y Presidente de la Asociación Puertorriqueña de la Judicatura, Carlos G. Salgado Schwarz

Por Carlos G. Salgado Schwarz

Cumpliendo con el Canon 24 de los de Ética Judicial, las expresiones son del autor en su capacidad de Presidente de la Asociación Puertorriqueña de la Judicatura y no se hacen a nombre o representación de la Rama Judicial.

La semana pasada un periodista y analista de noticias de radio y televisión publicó una columna donde cuestionó si los funcionarios de la Rama Judicial son empleados de primera respuesta. Entiendo, con todo respeto, que su interrogante amerita contestación.

Muy fácil es generalizar sobre la “comodidad” de los jueces ante esta pandemia, sin tomar en consideración que la función judicial, aunque reducida, nunca se detuvo. Nuestros jueces continuaron atendiendo los casos ante su consideración, y luego del 15 de julio de 2020, atendiendo las causas ante si, ya que la pandemia no detuvo la comisión de delitos, no detuvo las controversias entre parejas consensuales o vecinos, no detuvo la violencia de género, ni detuvo los asuntos de relaciones de familia.

Se puso a la disposición de la ciudadanía el poder atender estos asuntos por medios digitales y a distancia, para cumplir con una ínfima parte el distanciamiento. Pero seamos realistas por favor, no todos los asuntos pueden atenderse por ‘Zoom’.

Cuando arrestan a un ciudadano, la jurisprudencia dicta que ese detenido debe ser llevado ante un magistrado dentro de las 36 horas de su detención. No dice “depende de si puede haber un Juez en sala para atender el caso”. Porque resulta que los Derechos Constitucionales van por encima del virus que nos mantiene al margen.

Cuando se ve en el abstracto, entiéndase, cuando no le afecta directamente a la persona que critica la judicatura, no se entiende. Pero cuando se desestiman las causas por estos mal-llamados tecnicismos, a quien culpan es al Juez. Sin contar la queja sobre cuánto se “tarda” el Tribunal en atender un caso.

Desde que comenzó el proceso de vacunación contra el COVID-19, hemos solicitado que nos atiendan a los Jueces, no primeros, pero dentro de las fases correspondientes al mecanismo de seguridad. Una máquina es tan buena como la eficiencia y suma de sus partes, y la máquina de la justicia, comienza con los Policías, pero sigue con los Fiscales del Departamento de Justicia, y después con los Jueces. Nótese, que ninguno de estos componentes trabaja solo, todos tienen un personal de apoyo.

En ese momento inicial de vacunación, cuando terminaron de vacunar al personal médico que es nuestra primera línea de defensa en materias del virus, propusimos que fueran incluidos en la próxima fase a ser vacunados los Jueces, comenzando por los 85 Jueces Municipales del Tribunal de Primera Instancia, quienes son, en efecto, la primera línea de defensa de nuestra sociedad en materias judiciales.

Luego con los 253 Jueces Superiores del Tribunal de Primera Instancia, dando prioridad entre estos a aquellos cuyo calendario presencial los ponga más en riesgo.

En último turno, los 39 Jueces de Apelaciones y los 9 Jueces del Tribunal Supremo de Puerto Rico. En estos últimos dos foros se atiende el menor número de público, y el riesgo es menor.

Somos 386 Jueces. Todos tan importantes en la maquinaria del sistema de primeros respondedores como los hermanos Policías. Si las autoridades encargadas de este proceso comenzaron la vacunación sin un plan definido, eso es problema de los que estaban a cargo.

No estamos pidiendo que no hagamos fila. No estamos pidiendo trato especial. Solo que se nos reconozca como lo que somos, parte del personal de seguridad que ofrece servicios al pueblo.

En el tema de la vacunación, hay muchos “gansos”, pero no están en la Judicatura.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo