Opinión de Alejandro Figueroa: Abramos las escuelas y dejemos que los padres decidan

Lee la columna de opinión del abogado estadista, Alejandro Figueroa

Por Alejandro Figueroa

Cada uno de nosotros vive hoy un momento sin precedentes en la historia reciente, un momento que exige reflexión, introspección y mucha cautela sobre nuestros próximos pasos como pueblo. Y, si bien hoy es solo un momento en el tiempo, nuestras acciones tendrán consecuencias para las generaciones futuras. En ningún tema es esto más cierto que en las decisiones sobre la reapertura de nuestras escuelas.

Los expertos en psiquiatría infantil nos han advertido sobre las graves consecuencias de no enviar a nuestros hijos a la escuela. A manera de ejemplo, se estima que antes de la pandemia, sobre el 30% de los niños de nuestra Isla vivían con trastornos emocionales graves y/o tienen necesidades especiales en cuanto su educación, y más de la mitad de estos niños reciben dichos servicios en la escuela. A diferencia de lo que hemos visto en la gran mayoría de los niños que han contraído COVID-19, el impacto de una enfermedad mental no tratada o una necesidad de acomodo o educación especial no atendida puede durar toda la vida.

Pienso en estos niños y sus familias todos los días y me pregunto qué ha pasado con su tratamiento, cómo están progresando, cómo sobrevivirán con tal brecha en la atención y los servicios. También pienso en los niños que no tienen estas condiciones severas pero que dependen de la interacción social con sus compañeros, que necesitan la ayuda de un maestro para aprender: ¿cuál será su futuro? ¿cómo compensarán para atender las lagunas provocadas? Personalmente, como padre de tres niños, coincido en un 100% con la Academia Estadounidense de Pediatría; no tengo duda alguna de que los niños deberían estar en la escuela.

A su vez, como padre un niños en edad escolar, reconozco que para los padres hay muchas preguntas pendientes de una contestación. Espero que todos los padres que lean esta columna sepan que pueden y deben exigir respuestas de los funcionarios locales. La crianza de los hijos consiste en sopesar los riesgos y los beneficios a medida que tomamos decisiones por nuestros hijos. Cada decisión, desde el tipo de asiento protector en el que trajo a su bebé recién nacido a casa hasta si a su hijo adolescente se le permitió ir o no a esa fiesta sin supervisión, se trata de que usted, como padre, sopese esos riesgos y beneficios y decida qué es lo mejor para usted. niño.

De ninguna manera creo que COVID-19 sea un asunto menor. Afortunadamente, su efecto en los niños ha sido muy bajo. Simplemente creo que todos los niños tienen derecho a una educación, lo que significa el derecho a asistir a escuelas públicas, y que todos los padres tienen derecho a sopesar el riesgo muy real de daño por no asistir a la escuela con el riesgo de daño potencial de COVID-19.

Comprendo y aprecio de todo corazón la difícil elección que tenemos por delante. Es posible que no todos los padres elijan tomar la decisión que yo tomaría, pero todos los padres deben tener la oportunidad de decidir. Las escuelas no deben abrir sin planes y precauciones de seguridad; Tenemos herramientas y medidas de seguridad que pueden y deben implementarse para proteger a su hijo de contraer el virus en la escuela.

Sin embargo, también se debe tener cuidado para proteger a su hijo de daños debido a la falta de educación, la falta de nutrición, la falta de atención de salud mental. No podemos simplemente seguir ignorando las bajas de todas las demás condiciones a favor de contener el virus. El futuro de nuestra Isla depende de las medidas que tomemos hoy.

Padres, exijan que tomemos las acciones correctas y exijan que su voz como las personas verdaderamente responsables de la salud, la seguridad y el futuro de sus propios hijos sea escuchada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo