Opinión de Rosa Seguí: Los retrasos y tropiezos en la vacunación

Lee la columna de opinión de la abogada y portavoz del Movimiento Victoria Ciudadana, Rosa Seguí.

Por Rosa Seguí

El proceso de vacunación contra la COVID-19 en Puerto Rico comenzó y la gran mayoría de nuestro pueblo recibió las noticias con mucha esperanza. El gobierno, muy a nuestro pesar, comenzó buscando oportunidades fotográficas pero aún así, mantuvimos las esperanzas de comenzar una forma efectiva de contener el avance de la pandemia. Las fases de vacunación comenzaban con trabajadores y trabajadoras de la salud y de centros de hogares de cuido prolongado, y así sucesivamente con distintas poblaciones de personas trabajadoras y de personas mayores de 65 años. Las extensas filas de carros, retrasos y congestiones de tráfico fueron la orden del día, pero igual, eran pasos importantes para atender la pandemia.

Recientemente, el Departamento de Salud publicó una lista con los nombres y teléfonos de unos proveedores de vacunas del sector privado. Se impartieron instrucciones a la ciudadanía para llamar y sacar citas. Hubo muchas quejas debido a que los números de teléfonos no funcionaban y otros tropiezos que no permitieron a las personas de 65 años o más poder efectivamente coordinar sus vacunas. Al día de hoy, esa situación no se ha remediado. Estos problemas necesitan respuestas colectivas, más participación de las comunidades y poblaciones afectadas y más participación gubernamental para evitar que vuelvan a dañarse vacunas.

El pueblo necesita y exige que quienes gobiernen y dirijan agencias cumplan con sus deberes, con los protocolos y procedimientos establecidos y con las fases de vacunación anunciadas. Queremos superar esta crisis de Salud, salir del encierro y regresar a disfrutar de nuestras libertades. Ahora bien, no podemos alejarnos de la ciencia. Las comunidades vulnerables, tales como adultos mayores, personas privadas de libertad, las trabajadoras y demás comunidades tienen que ser atendidas. Y si bien es cierto que ansiamos regresar a los salones de clases (elemental, superior y universitaria), rechazamos que se pretenda hacerle creer a la ciudadanía que la vacuna o lo que es peor, una primera dosis de la vacuna, equivale una inmunidad inmediata. La respuesta a la pandemia tiene que ser colectiva y siempre basada en la ciencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo