Opinión de Alex Delgado: Angie Noemí: la crueldad en las redes

Lee la columna de opinión del periodista Alex Delgado.

Por Alex Delgado

Una vez más muchos usuarios de las redes sociales mostraron lo que son: la peor calaña, personas crueles, malvadas y que se satisfacen de retorcer e incrementar el dolor, la desesperación y las desgracia de los demás.  

La semana pasada, cuando comenzó a circular la desaparición de la joven enfermera Angie Noemí González, las redes sociales, que muy poco control tienen de lo que se publica, fueron la vía de comunicación que muchos utilizaron para destrozar con críticas, acusaciones o señalamientos a la joven muerta. 

Por lo que se leía y veía en sus redes Angie Noemí era una joven extrovertida, con tatuajes y que lo mismo salía en fotos con un trago en la mano, como compartiendo con su familia, sus tres hijas. Expresaba meses antes de su muerte sus sufrimientos, entre los que se encontraba ser sobreviviente de cáncer e indicios de que era víctima de violencia de género. ¿Era eso razón para justificar su desaparición y posible muerte en aquel entonces en las redes sociales?  

Expresó su madre el pasado lunes, antes que el ex compañero de la víctima, Roberto Rodríguez, confesara que él la asesinó: “Yo no meto las manos en el fuego por nadie solo por Dios, pero es mi hija y el amor de madre va más allá de todo y todos!! Han barrido como han querido con ella; mala madre, joyita, loca, desorganizada, anormal, exhibicionista, etc… Al igual q han hecho con el q era su pareja, era, porque ellos estaban separados. Que el es; el matón, el malo, el loco. Cada quien tiene q decir pero eso es lo q no aporta en nada para q mi hija aparezca sana y salva. ¿Q si me molesta? Pues claro q sí, pero solo les doy la bendición y les digo q Dios nunca permita q esto le suceda a alguno de ellos. Empatía mis amigos, empatía. Estoy adolorida, frustrada, preocupada, sin fuerzas, pensativa, agobiada, sumamente triste, con deseos de gritar, pero el coraje y el amor a mi hija y mis nietas va hacer q yo no descanse hasta saber de su paradero. Sus oraciones también son mi motor. Dios miooooo ayudame a encontrarla, llévame de Tú mano y guíame hacia ella o llega a su corazón para q regrese a sus hijas q son las más afectadas en todo esto.¡QUE DOLOR EN EL ALMA TENGO!" (sic). 

Vivimos en una cultura donde la apariencia es utilizada para juzgar a otra persona, aunque nunca la hayamos visto en nuestras vidas. Yo no he estado excento de eso en algún momento, nadie lo ha estado y el que diga que nunca le ha pasado, sencillamente miente. Sin embargo, lo importante en mi caso, y en el de todos los que les pueda ocurrir en algún momento es que detectemos cuando estemos cayendo en un acto vicioso e irrazonable y demos espacio a la espera para saber cómo realmente son los demás. 

Al momento de llamar “…mala madre, joyita, loca, desorganizada, anormal, exhibicionista, etc…”  estando la joven desaparecida y con la posibilidad de encontrarla sin vida, eso no aportaba nada, como dijo su mama. Solo aportaba al corazón negro y podrido de las personas desalmadas que se excitan criticando, prejuzgando sin conocer a quién critica, y hasta cierto punto, por más que digan que no, justificado el porqué a una joven madre le pase lo peor. Así lo veo. Contrario a las personas que justifiquen la muerte de una mujer porque tiene tatuajes, piercing, porque sale con tragos en fotos o cualquier otra cosa, yo pienso que no hay razón para que una persona le quite la vida a otra por celos o porque ya no tenga control de ésta. 

En ese sentido, una vez más, las redes sociales sirvieron para mostrar el corazón negro y podrido de muchos. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo