Opinión de Alejandro Figueroa: Clave la inmunidad proporcional

Lee la columna de opinión del abogado estadista, Alejandro Figueroa

Por Alejandro Figueroa

Existe una alta posibilidad de que la diferencia en la rapidez con que termine la pandemia dependa no de quién se vacuna primero, sino de quién se vacuna último.

Hay más de 16 millones de casos confirmados de infección por COVID-19 en los Estados Unidos y sobre 50,000 en Puerto Rico; cada semana se acumulan más de 1 millón de nuevos casos confirmado a nivel nacional. Al ritmo actual, es probable que entremos en el nuevo año con aproximadamente 20 millones de casos confirmados. Y se cree que el número real de personas infectadas es aún mayor, según algunos estimados, de tres a diez veces mayor. De hecho, expertos en el tema proponen que alrededor de 100 millones de estadounidenses ya han tenido una infección por SARS-CoV2 y, dado el aumento actual de casos, muchos de ellos se habrán infectado recientemente.

Podemos utilizar esta realidad a nuestro favor. La mayoría de las personas infectadas probablemente sean inmunes hasta cierto punto. Debemos asignar nuestro limitado suministro inicial de vacunas para las personas que aún no se han infectado. Eso nos permitiría alcanzar niveles de inmunidad en toda la población más rápido y potencialmente terminar con la pandemia semanas o meses antes de lo esperado. Con los hospitale ya alcanzando su capacidad y con la economía tambaleándose, cada día cuenta. Retrasar la vacunación de los que han sido infectados podría liberar dosis para todos los trabajadores de la salud, no solo para los que corren mayor riesgo.

Por supuesto, debemos proceder con cautela. No sabemos si la infección por COVID-19 siempre conduce a una inmunidad duradera, pero los primeros datos son alentadores. Un estudio reciente, aunque pequeño, de individuos sintomáticos y asintomáticos sugiere que la respuesta inmune dura al menos varios meses, y los informes de reinfección hasta ahora han sido raros. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indican que la evidencia hasta ahora indica que es probable que la inmunidad después de una infección sintomática por COVID-19 dure al menos 90 días.

Los CDC han adoptado pautas que recomiendan qué grupos deben recibir las dosis iniciales de la vacuna, y los trabajadores de la salud y los residentes y el personal de las instalaciones de atención a largo plazo reciben la máxima prioridad. Pero la escasez de vacunas significa que no habrá dosis suficientes para todos los miembros de esos grupos de inmediato; tendrán que subdividirse aún más. Debemos estratificar dentro de los grupos prioritarios por estado de infección. Las personas que ya han dado positivo por COVID-19, y especialmente aquellas que han tenido síntomas, deben ser las últimas en vacunarse dentro de su grupo prioritario.

 Un enfoque basado en la inmunidad proporciona un marco socialmente beneficioso y basado en datos para un sistema de asignación que se puede poner en práctica rápidamente para las poblaciones de alto riesgo. Sería un desafío mayor extender el mismo esquema de priorización a los próximos grupos que estarán en línea para la vacunación. Pero para entonces, con toda probabilidad tendremos mejor y mayor acceso a los suministros de vacunas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo