Opinión Julio Rivera Saniel: Y tú, ¿por qué votas?

Lee la columna de opinión del periodista Julio Rivera Saniel

Por Julio Rivera Saniel

Llegó el día. A no ser que seas uno de los miles que ha votado de forma adelantada, hoy, de seguro, acudirás a votar. Y hacerlo no ha de ser tarea sencilla. Si ese es el caso, probablemente no te has sentado a pensar sobre las implicaciones de esas marcas que podrían parecer un trámite simple. Hay muchas formas de votar. Unas más fáciles que otras. Pero si me preguntan, pocas veces me gusta tomar la ruta fácil. En mi casa me enseñaron que pocas veces lleva a puerto seguro. Los atajos no me deslumbran.
Si a usted tampoco, siéntase acompañado. Ahora, pregúntese, ¿por qué vota? ¿Lo hace por costumbre? Si ese es el caso, deténgase a pensar si eso que ha venido haciendo casi por inercia le ha llevado a usted -ha llevado al país- a estar donde a usted le gustaría. Si la respuesta es no, entonces sacúdase de la costumbre.
¿Lo hace porque "sus papás lo hacían? Entonces siéntese a autoanalizarse y pregúntese -si aun no lo ha hecho- si usted entiende, comparte y desea replica eso que se le ha enseñado por tradición. No hay nada malo en ratificarse en lo aprendido, pero solo si lo hace a conciencia. Si habiendo analizado ese voto familiar se reitera en él, excelente. Pero si no es el caso, sea honesto consigo mismo y busque respuestas. Analice quién -o quienes- ofrecen lo que busca.
¿Vota por lo que alguien más le dijo? Nada más triste. Sea siguiendo la recomendación de su pareja, su líder religioso o su vecino, por mejores intenciones que puedan tener, nada debe sustituir la entrega del voto luego del propio análisis. La cabeza es una herramienta tan valiosa cuando se pone en función,  que renunciar a pensar para dejarle el trabajo a otro es un gran desperdicio. Use su cabeza.
¿Vota por la "cubierta"? Por favor, deténgase a pensar. Ser guapo o guapa, tener bonita dentadura, cuerpo atlético o simpatía son cualidades que no tocan ninguna vela en el entierro de la administración pública y poco lograrán hacer para evitar las malas decisiones de gobierno
En definitivas cuentas, si busca razones para votar, vote por usted. Vote por los hombres y mujeres que -luego de un análisis ponderado- tienen las ideas que atienden sus inquietudes. Vote por aquellos que le convencen con ideas. Con propuestas específicas y no con esas listas de deseos que dicen mucho pero no dicen nada. Vote tomando en cuenta su futuro pero, principalmente, el futuro de los suyos. Escoja a quienes sepan trazar con lujo de detalle la ruta que saque al país del atolladero. Vote a conciencia. Nada le hará acostarse a la cama más tranquilo al final del día que saber que al confiar su voto usted fue honesto consigo mismo y que pueda mirar a sus hijos a la cara sabiendo que hizo lo que entendió que era mejor para el país.

Piense, analice. Sea honesto consigo mismo.

Te recomendamos este episodio del podcast Con Los Editores:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo