Opinión de Alejandro Figueroa: Prioridades Invertidas

Lee la columna de opinión del abogado estadista Alejandro Figueroa

Por Alejandro Figueroa

Mucho se ha discutido en los pasados años de la necesidad de balancear el presupuesto gubernamental a la luz de la crisis fiscal ha venido atravesando el Gobierno de Puerto Rico. Para atender una situación como esta las opciones se limitan a reducir los gastos del gobierno, aumentar los recaudos del Fondo General o un híbrido que incluya estas opciones para lograr un presupuesto que balanceado que a su vez no impida o limite la capacidad del sector privado para generar crecimiento económico y empleos.

Lamentablemente el candidato a la gobernación por el Partido Popular, Carlos “Charlie” Delgado Altieri, ha dicho públicamente que desea imponer un Impuesto de Ventas y Uso (IVU) de 16.5%, aumentando así la carga contributiva de la gente en un 30%. De hecho, Delgado Altieri ha dicho en varias ocasiones que sustituiría el impuesto al inventario y lo pasaría, al momento de la venta, con el efecto real de un IVU agrandado. Lo dijo y no hay manera alguna de negarlo. Delgado y el PPD tienen una agenda clara de aumentar los impuestos a la gente y esta no es la excepción.

El PNP, por voz de su máximo líder Pedro Pierluisi, ha dejado claro que la mejor manera de atender la presente situación fiscal es desarrollar soluciones al presupuesto enmarcadas en los siguientes principios básicos: (i) lograr proveer los servicios esenciales al pueblo al menor costo posible; (ii) propiciar el crecimiento económico de nuestros comercios, entidades sin fines de lucro y cooperativas; y (iii) restaurar la confianza del gobierno ante el pueblo y la comunidad financiera.

Enmarcado en esos principios, los gastos del gobierno deben reducirse sin afectar servicios esenciales. Por ello es de vital importancia que los recortes presupuestarios vengan de las áreas donde aún queda “grasa”. Es decir, que los recortes se hagan mediante la reducción de contratos de servicios profesionales, consolidación de agencias, eliminación de gastos de publicidad, disminución de los gastos en alquiler de propiedades, entre otros. Del mismo modo, el gobierno debe aumentar su capacidad de recibir ingresos, no mediante la aprobación o aumento a los impuestos, sino mediante la implantación de medidas que aumenten la captación de impuestos que ya los contribuyentes están pagando pero que no llegan a las arcas del gobierno. En ese sentido, medidas para aumentar la captación al IVU que ya pagamos, como sería que este impuesto sea cobrado por los municipios, así como medidas para mejorar la fiscalización de las contribuciones sobre ingresos sin la necesidad de implantar nuevos impuestos.

Al final del día, la situación fiscal y económica de la isla no mejorará hasta que tengamos crecimiento económico; esa debe ser la prioridad. No cabe dudas que el aumento del IVU para “cuadrar” presupuestos es detrimental para la gente. Lo peor de todo es que la propuesta de Delgado Altieri condenará a la pobreza a nuestra clase trabajadora y a los más necesitados. Puerto Rico necesita líderes cuyo norte sea el progreso de todos y cuyas propuestas encaminen a la isla a su recuperación económica no podemos darnos el lujo de poner nuestro futuro en manos de aquellos que tienen las prioridades invertidas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo