Columna de opinión de Alex Delgado: Deshonestidad “…Ciudadana”

Lee la columna de opinión del periodista

Por Alex Delgado

El plagio es “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias” (RAE).

El partido Victoria Ciudadana no es el primero que dá un copiete a alguna creación que no es de ellos. De hecho, no es la primera vez que se le señala de copiar algo.

Hace unos años la Junta de Planificación, bajo la dirección de Luis García Pelatti, copió, no uno, ni dos… si no ¡tres capítulos! de las directrices de ordenación del territorio del País Vasco como parte de la elaboración del Plan de Uso de Terrenos en 2014. El copiete que le dió la Junta de Planificación bajo la dirección de García Pelatti fue tan burdo que hasta el número del capítulo de las directrices le dejaron igual.

Más adelante el entonces candidato a la gobernación del PNP, Ricardo Rosselló, también fue señalado de plagiar un escrito de una autora boliviana llamada Lupe Andrade. “El plagio ocurrido es evidente, y de alguna manera hasta halagador, sin quitarle el peso de la grave falta de ética que significa”, expresó en aquel entonces Andrade. Se refería al casi calco que Rosselló dió a partes de un escrito de ella titulado “Responsabilidad y Democracia” (1999). El ex gobernador publicó uno titulado “Responsabilidad” (2014).

Cuando surgió el partido Victoria Ciudadana, su primera copia fue el logo de la colectividad. El mismo fue casi clonado del logo del Partido Socialista Unido de Venezuela: Una letra V con un extremo de la letra más alto que el otro y una estrella solitaria sobre la parte baja del otro extremo de la letra.

Hace unos día la candidata a la gobernación por este partido izquierdista, Alexandra Lúgaro, colocó en sus redes un anuncio en el que convocaba a personas jóvenes para ser voluntarios de su partido. Indicó que el anuncio estaba “inspirado” en uno realizado en Argentina. Sin embargo, al parecer la “inspiración” amaneció ese día sin musa y fue más fácil copiar el anuncio realizado hace cerca de 10 años.

“Alexandra Lúgaro: Te quiero pero, tú no puedes clonar mi comercial de esta manera”, escribió el autor del comercial argentino, lo que valida que el realizado por Victoria Ciudadana fue un plagio.

Este tipo de controversia, para muchos de los seguidores de Victoria Ciudadana, que se comportan con el mismo fanatismo e intolerancia de muchos seguidores del PNP y del PPD, porque recordemos que este partido no es distinto, no significa nada. La verdad es que en términos de consecuencias, es cierto que no significó algo. Recordemos que en el caso de Rosselló tampoco significó alguna consecuencia.

¿Qué plantea este asunto? La falta de ética y de honestidad intelectual de quién ideó copiar, clonar o plagiar un anuncio y del que dió luz verde para que así se hiciera y publicara. No deben, los que criticaron en su momento a Rosselló por plagiar parte de un escrito, defender hoy al partido Victoria Ciudadana y/o a Lúgaro por hacer lo mismo, porque demostrarían una vez más, mi punto, de que son y se comportan como los partidos tradicionales. Decir que fue una “inspiración” es coger de… Es como decir “se parece, pero este es mi creación, no la del argentino”. El no admitir que fue un copiete, como señaló el autor, es parte de la deshonestidad de quien lo niegue o no lo admita.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo