Opinión de Denis Márquez Lebrón: ¿Hasta cuándo?

Lea la columna de opinión de Denis Márquez Lebrón

Por Denis Márquez

¡Otra vez! Por tercera ocasión en apenas cuatro años, la Corte Suprema de los Estados Unidos inflige un golpe directo a lo que queda del Estado Libre Asociado. Primero fue Sánchez Valle, donde el tribunal americano dejó claro que Puerto Rico carece de soberanía. Días después fue el caso de “la quiebra criolla”, en el que ese mismo foro reiteró que el Congreso puede discriminar contra nuestra nación impidiéndole crear su propia ley de quiebras, sin darle acceso al proceso federal ordinario. Ahora el tribunal valida la manera en que el Congreso impuso la Junta de Control Fiscal (JCF) sobre lo que ellos llaman su territorio.

En esta ocasión, los jueces del Supremo Federal concluyeron unánimemente que los miembros de la JCF no tenía que cumplir con el proceso contenido en la Cláusula de Nombramientos de la Constitución estadounidense porque, los mismos no son “oficiales de los Estados Unidos” sino funcionarios territoriales. El hecho de que la JCF sea un engendro del Congreso les es irrelevante.

Una decisión como esta solo puede entenderse dentro de la relación colonial entre Puerto Rico y Estados Unidos. Bajo la Cláusula Territorial de su Constitución, el Congreso se arroga poderes “plenarios” —entiéndase poderes casi absolutos— para hacer precisamente eso en Puerto Rico. Es decir, para el Supremo americano, el Congreso puede montar aquí el gobierno que le dé la gana; puede dejarnos jugar a democracia permitiendo que elijamos a ciertos funcionarios cada cuatro años, pero también puede crear la Junta y asignarle todos los poderes que quiera independientemente de cómo limite los del gobierno electo.

Lejos de representar cambio alguno, esta decisión no es más que la reafirmación lógica de la realidad política que vivimos desde hace más de ciento veinte años como territorio no incorporado de los Estados Unidos; es decir, como colonia. ¿Hasta cuándo vamos a soportar la humillación que representa vivir bajo el yugo colonial que limita nuestro desarrollo como nación latinoamericana y caribeña?

Desde el Partido Independentista Puertorriqueño trabajamos incansablemente para acabar con esta relación bochornosa de subordinación política que permite estas decisiones. En el 2012, le dijimos NO a la colonia y ahora en el 2020 le diremos NO a la Estadidad y exigimos un proceso de descolonización que resulte en una Nueva Patria.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo