Opinión de Mariliana Torres: Periodismo a flote

Lea la columna de opinión de Mariliana Torres

Por Mariliana Torres

Los medios de comunicación como cualquier otra empresa en el mundo ha sido duramente golpeada económicamente por el COVID-19. Por el hecho de que usted vea y escuche noticias diariamente no significa que todo está bien. Menos anunciantes significan recortes. Los medios de comunicación necesitan en estos momentos profesionales investigativos dispuestos a arriesgar su vida por la verdad en tiempos donde no se sabe si uno saldrá vivo. En el caso de Puerto Rico la pandemia como ya sabemos a golpeado severamente el bolsillo del trabajador. La ansiedad también abruma al perder su empleo y no contar con ahorros. Este problema es aún mayor cuando el gobierno no divulga un plan económico articulado que garantice prosperidad. Esto es soñar porque es de conocimiento que nunca el gobierno lo ha tenido o cuando lo hubo mentes maquiavélicas se apoderaron de sus magníficos resultados para enriquecer sus bolsillos. Mientras tanto aquí está el pueblo sufriendo la catástrofe económica.

Ante este desolador panorama los medios de comunicación afrontan el día a día como pueden. Lo bueno del periodismo es que todos los días es distinto aunque trabajemos con lo desconocido. Para que el periodismo pueda sostenerse debe desarrollar un modelo de negocio distinto basado en investigación y corraboración de información en defensa de la verdad. Ya hemos sido golpeados severamente por la pandemia, huracanes, terremotos y ataques personalistas que afectan la credibilidad. El periodismo a salido a flote afortunadamente. No como antes pero dispuesto a transformarse. La pandemia parece no desaparecer asi que obliga a transformar las redacciones en ediciones digitales. De una vez y por todas dejaremos a un lado el papel. Si hacemos una búsqueda sencilla en línea verá que las visitas a las ediciones digitales han incrementado durante la pandemia. La percepción errónea de que los periodistas no pueden opinar queda derrotada. Como género periodístico se destaca en portadas.

Numerosos científicos y médicos han adoptado ese género para concienciar a la comunidad logrando la atención seria que merece esta situación global. Entiendo que el desafio sanitario ha tenido un efecto positivo en la conciencia de las audiencias obligadas a leer para entender que está sucediendo en el mundo. Vale le pena recalcar que desde principios de los 90 ya habíamos estado dando especial importancia a las noticias de salud pues notamos un incremento en audiencia. El interés por mantener calidad de vida era notable. Ante tal situación muchos periodistas se especializaron. Las grandes cadenas abrieron espacios de salud que se mantienen hoy día con la colaboración de médicos reconocidos y la publicidad relacionada al tema.

Una vez más hemos constatado la importancia del periodismo digital por la avidez de información requerida por la audiencia. La sed por saber más de la pandemia ocasiona que los medios de comunicación necesiten una vez más del periodista especializado en salud. Hasta las marcas estan contratando periodistas para apoyar los esfuerzos educativos que tienen en sus páginas digitales. La urgencia por ser el más actualizado, inmediato y ofrecer contenidos de calidad han ayudado a fidelizar lectores y consumidores. Es importante que no nos olvidemos del mensaje y el mensajero y más aún cuando parece ser que todavía falta la profunda crisis. En año electoral de por sí es siempre crítico y notable pero la brisa de los ciclones y las pandemias tienen su momento en la nueva generación de publicaciones digitales como la mejor solución para sacar a flote nuestra profesión. Es esencial separar el poder político del deber del periodismo. El buen periodismo tiene su recompensa para aquellos que creemos en la libertad de información.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo