Opinión de Alejandro J. Figueroa: La Solución está en Nuestras Manos

Lea la columna de opinión de Alejandro J. Figueroa

Por Alejandro Figueroa

Pocas cosas en Puerto Rico han sido objeto de más análisis y discusión que nuestra relación con los Estados Unidos. No pasa un día que de alguna manera u otra no estemos expuestos a una discusión sobre el status, cómo el status actual impacta nuestras vidas y como las diferentes alternativas de status nos afectarían si se diera un cambio en el status actual.

Si hay algo que no podemos perder de perspectiva es que la relación colonial que vivimos desde el “pacto bilateral” que tanto celebra el liderato del Partido Popular, limita las oportunidades que tenemos para crecer. En ese sentido, las pocas herramientas que teníamos para desarrollarnos agotaron su vida útil, provocando que hoy, a falta de herramientas nuevas y estando obligados a cumplir con los estándares que nos impone el tener que cumplir con leyes y reglamentos federales para los cuales no se nos proveen los fondos necesarios, estemos sumergidos en una de las peores crisis que hayamos enfrentado como Pueblo.

No importa cuanto algunos eviten señalar lo obvio, la crisis económica y fiscal que atravesamos en la isla tendrá que ser resuelta por los puertorriqueños. Claro, eso no está ajeno a la necesidad imperante de la intervención del gobierno federal pero solo en el contexto de que nos provean aquellas herramientas que por derecho nos corresponden.

El reclamo de igualdad en todos los programas federales como Medicare, Medicaid, beneficios por desempleo, beneficios de alimentos, y beneficios de subvención de vivienda, entre muchos otros que se hacen aún más necesarios como consecuencia del impacto económico que tiene la pandemia del COVID-19 en Puerto Rico, no se hace en un vacío. De hecho, se hace con el apoyo de los cientos de miles de puertorriqueños que mayoritariamente en múltiples ocasiones han exigido el fin de la colonia y reclamado la Estadidad como la fórmula para solucionar nuestro problema de status, problema que no puede ser ignorado y por el cual es imprescindible que se lleve a cabo la consulta en los comicios electorales de noviembre del 2020.

Queda en nuestras manos continuar exigiéndole al gobierno federal que valide el mandato de los puertorriqueños, y que lleven a cabo un proceso que encamine la admisión de Puerto Rico como estado. Esto nos proveerá las herramientas en el Congreso para exigir entre iguales más y mejores beneficios para nuestra gente. La igualdad que nos da la Estadidad nos traerá mayores recursos que disminuirán la necesidad del gobierno local de recurrir en gastos que normalmente el gobierno federal asume en los estados. Esto permitirá que los recursos del Gobierno de Puerto Rico puedan ser utilizados para promover nuestro desarrollo económico, sin la necesidad de continuar requiriéndole a la clase media trabajadora que asuma el costo de operar el aparato gubernamental mediante la imposición de contribuciones que al final del día destruyen la economía.

Para evitar una ola adicional a la de los cientos de miles de puertorriqueños que se han mudado a los estados para mejorar su situación económica, es urgente que reclamemos la estadidad y con esta combinada con un gobierno ágil, eficiente y con capacidad de ejecución, logremos que esas condiciones y beneficios los tengamos en la isla.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo