Opinión de Mariliana Torres: Coronavirus y la libertad de información

Lea la columna de opinión de Mariliana Torres

Por Mariliana Torres

Cuando se escribe de lo desconocido y sin detalles específicos la información ocasiona dudas y desconfianza. Recuerdo en diciembre del pasado año cuando se empezaron a divulgar las primeras noticias de una enfermedad cuyas consecuencias eran nefastas. La ignorancia anglosajona vapuleaba las advertencias.

El presidente Donald Trump le restó importancia y una vez más con su cínica actitud hizo alarde de la invensibilidad del americano. En Puerto Rico observábamos desde lejos la amenaza de un virus. Hasta que llegó a nuestra zona el primer caso sospechoso y luego la temida muerte de un paciente. Los periodistas buscaban reacciones de los conocedores de la salud, rebuscaron sus contactos para poder identificar a epidemiólogos y llamaron al Departamento de Salud. Ya conocen que la agencia que se supone vele por la salud del pueblo estaba en la luna de Valencia. No aparecía el flamante secretario y sus ayudantes desconocedores de la enfermedad no podían ofrecer respuestas contundentes. Hay que decir que cuando el doctor Johnny Rullán estaba al mando eso no pasaba. Siempre daba la cara y su conocimiento como epidemiólogo era incuestionable.

Entrar a ese vacío de información es muy peligroso para la libertad de prensa e información. Ningún periodista puede publicar si no tiene todos los componentes básicos de la estructura informativa. Pero aquí ni siquiera la gobernadora Wanda Vázquez pronunciaba correctamente el nombre del virus. Primero fue CONVID hasta que logró COVID. Nadie es perfecto pero en este asunto que repercute en la salud del pueblo se debe procurar ser más estricto. Vázquez buscó siempre el apoyo de galenos para poder contestar las preguntas de la prensa y el pueblo pero nadie conocía a ciencia cierta por donde se estaba caminando. Pasaron las semanas hasta que comenzaron a escucharse las renuncias y las denuncias de corrupción. Era de esperarse que alguien quisiera sacar partida de la desgracia. Parecería el cuento de nunca acabar.

Cuando se hacen preguntas y se ocultan documentos los periodistas tienen que buscar la manera de conseguir la información y los documentos que corroboran las denuncias. Así se hizo y pronto se descubrió que personas ajenas a la ciencia dieron instrucciones y compraron sin conocimiento y sentido común. Nadie asumió la responsabilidad de las compras y mucho menos podían contestar porqué el cargamento no llegó. Ante tal desmadre lo más rápido para evitar la propagación fue el toque de queda implantado antes que Estados Unidos y dando ejemplo de comportamiento al mundo. El miedo nos consumió pero varlió la pena y ello hay que reconocerlo. Ya transcurrido un mes y medio podemos decir que estamos en la misma laguna informativa. Si no se tienen fuentes de información relacionadas al mundo de la salud se pueden cometer muchos errores en la redacción y transmisión del mensaje. Como este virus será portada por los próximos dos años y quizá más es momento de exigir fuentes fidedignas al gobierno que respondan a la preguntas precisas.

Las violaciones a la libertad de prensa durante la pandemia han sido constantes. Cuando ello ocurre se coloca en riesgo la salud de las personas. El presidente de los Estados Unidos sigue increpando violentamente a los periodistas especializados en salud pues no encuentra como probar sus argumentos. Cada vez que sale un documental cuyo contenido se basa en investigación seria y detallada sobre la manipulación política del virus es censurado. Luego el presidente de Brasil pierde el juicio e insulta a los periodistas. Los gobiernos de China, Argelia, Jordania y Zimbabue han encarcelado comunicadores por el solo hecho de que no le gustan las preguntas que le han hecho al alto mando. Precisamente en Wuhan, cuna del virus, hubo una represión masiva contra el periodismo. El desconocimiento a lo que se enfrentarían ocasionó muertes. Que no se olviden los gobiernos que los pueblos tienen derecho a la salud, información fidedigna y transparente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo