Blogs

Opinión de Alex Delgado: Tumbe “a mi pueblo”

Lee la columna de opinión de Alex Delgado

El gobierno de Ricardo Rosselló comenzó a desmoronarse seriamente y su estabilidad política a caer estrepitosamente el 10 de julio del pasado año con el arresto de Julia Keleher, Angie Ávila, Alberto Velázquez Piñol y otros. ¿El alegado desfalque? Cerca de 15 millones de dólares.

La indignación colectiva, la desmoralización y frustración del pueblo fue general. Seguidores del propio Partido Nuevo Progresista (PNP) no podían ocultar esa frustración. Ese 10 de julio comenzó el principio del fin de otra administración Rosselló, que terminó de poner las dos rodillas en la lona con su renuncia al cargosemanas después. La mezcla de otro caso de corrupción con la revelación del chat de Telegram fue una bomba nuclear.

Tras esa frustración expresada en las manifestaciones, y que le costó la gobernación a Rosselló, uno albergaba la esperanza de que, por lo menos a corto plazo, el susto del verano del ’19, desalentaría momentáneamente la tentación de traquetear con el dinero del pueblo.Pareciera que estabamos lejos de la verdad. Uno quisiera que se erradicara para siempre, pero la corrupción se parece a la prostitución en el sentido de que han estado en la humanidad desde tiempos bíblicos. Hay quien le encuentra otras similitudes.

Solo ha transcurrido 8 meses desde ese 10 de Julio del ’19, y aunque no podemos adjudicar veredicto en ninguno de los dos casos, la peste del escándalo en la administración de Wanda Vázquez Garced es 23 millones más fuerte. Lo que aparenta haber sido un intento de tumbe de 38 millones de dólares con las pruebas Covid, en las narices de La Fortaleza,  hace lucir los 15 millones en la administración Rosselló como un “nene de teta”. O sea, luego del verano del ’19, lo que surgió en esta administración fue más inspiración para casi triplicarlo, ¡10 meses después!

La pasada semana la gobernadora realizó una conferencia de prensa para aclarar la controversia de la fallida compra de pruebas. Luciendo convencida, presentó su caso. La utilización de documentos para sustentar su defensa resultó ser la peor jugada. En cuestión de horas, los documentos presentados por la propia gobernadora comenzaron a delatar falsedades, presuntas falsificaciones de firmas, entre otras cosas.

Con el talento de fiscal, la gobernadora presentó su caso ante “mi pueblo”, para que “mi pueblo” estuviese tranquilo porque esta administración es una “transparente”. Dijo la gobernadora: “La Dra. Quiñonez de Longo, como secretaria interina allí estuvo”, refiriéndose a los procesos de contratación y compra. ¿Qué trascendió ayer? Que la orden de compra la dió el Task Force, sin Quiñones de Longo supiera.

Expresó Vázquez Garced: “Enviada esta propuesta al Departamento de Salud el 26 de marzo… allí la empleada Mariela Rivera la recibió, la analizó, la evaluó, y luego que la evaluó, la pasó al procedimiento como cualquier otra compra… y entonces se prepara la orden de compra, el mismo procedimiento para cualquier otra compra …”. ¿Qué dijo Mariela Rivera? Que la decisión de compra se hizo a espaldas de la entonces secretaria Quiñones de Longo, que se hizo sin verificar que estuviesen aprobadas por la FDA y que la dió el Task Force, algo que no le correspondía. La gobernadora ubicó a Rivera evaluando y analizando la compra, para que “mi pueblo” esté tranquilo. ¿Saben qué? Mariela Rivera, según publicado, no tiene experiencia en el área de compras y nunca en su vida había visto el Reglamento de Compras del Departamento de Salud. Sí, “mi pueblo”, la gobernadora está muy tranquila porque esa a esa persona se le delegó una transacción de 38 millones de dólares.

Hemos visto encuestas en las que el PNP, luego del huracán María, losm escándalos de  Rosselló y el escándalo de los temblores con los suministros, aún muestra una fortaleza frente al Partido Popular Democrático (PPD). Se jactaba la gobernadora, en una reunión privada con legisladores de su partido, que fue ella quien había puesto a la Palma en posición de ganar las próximas elecciones.

Tras este escándalo, del que solo parece hemos visto la punta del icberg, el PNP corre el riesgo de perder la gobernación, el control de la legislatura y quién sabe cuántas alcaldías. Esa derrota que pudiera sufrir la palma en noviembre podría llamarse “Wanda Vazquez Garced” y el daño que se le está infligiendo a la coletividad es de tal magnitud, que puede venir San Pedro a correr por el PNP, y hasta Carmen Yulín le limpia la cacharra. Si no me cree, refierase al caso Aníbal Aceveo Vilá en el 2008, que aún con su situación judicial decidió aspirar y garantizó la derrota más grande del PPD.

Son muchos los que se preguntan si salimos de “Guate-Ricky” para meternos en “Wanda-peor”. Muy poreocupante lo que está ocurriendo.

Tags

Lo Último

Te recomendamos