Opinión de Alejandro Figueroa: Transacción Corrupta

Lee la columna de opinión de Alejandro Figueroa

Por Alejandro Figueroa

La semana pasada en este mismo espacio pedimos a la Gobernadora que, ante uno de los escándalos de corrupción más grande que hemos presenciado en la última década, rindiera cuentas.  Específicamente, solicitamos que contestara una serie de preguntas que surgieron como resultado de su férrea defensa intentando justificar la compra de 1,000,000 de pruebas rápidas de COVID-19, no aprobadas por el FDA, a $38 por prueba a una compañía de construcción que nunca tuvo acceso a dicho inventario.  Dado que ha transcurrido una semana sin que la Lcda. Vázquez Garced haya contestado ni una sola de las interrogantes, nos tomamos la libertad de presentar las contestaciones que se desprenden del testimonio vertido bajo juramento por los funcionarios públicos bajo su supervisión.

  1. La compañía de construcción llega al Departamento de Salud a venderle pruebas de laboratorio referida por un Asesor de Wanda Vázquez de nombre Eduardo “Tito” Laureano, quien fue asesor de Pedro Rosselló y luego de Jorge De Castro Font. Una vez llega el referido, el Dr. Segundo Rodríguez se ocupa no solo de referir a la compañía sino de asegurarse que es a esta a la que se le compran la mayor cantidad de pruebas al precio más alto.

 

  1. El Departamento de Salud nunca realizó una Solicitud de Propuestas formal ni tan siquiera solicitaron cotizaciones a las compañías que distribuyen material de laboratorios y equipo médico en Puerto Rico y el resto de los Estados Unidos. Al contrario, preseleccionaron a la compañía de construcción referida por el Dr. Rodríguez y avalada por el Dr. Salgado, emitieron la Orden de Compras, se aseguraron que le adelantaran $19 Millones y luego pidieron cotizaciones a otras empresas, que aún cuando cotizaron precios más bajos quedaron descartadas.

 

  1. El Departamento de Salud adquirió las pruebas rápidas de la compañía de construcción (Apex) y de la compañía de consultoría en tecnología (313) a sabiendas de que estas no estaban aprobadas por el Food & Drug Administration, y que había compañías que ofrecían pruebas que si tenían aprobación a menos de la mitad del precio cotizado por las primeras. No realizaron investigación alguna sobre el manufacturero, las pruebas, el suplidor; sobre la capacidad financiera de estos, ni requirieron garantía alguna.

El resumen cronológico presentado por la Gobernadora con fechas y nombres de los funcionarios públicos que estuvieron involucrados en la transacción trazó la ruta para la investigación de una transacción corrupta desde su inicio.  Y como si fuera poco, al transcurrir esa ruta como parte de la investigación que responsablemente llevan a cabo los miembros de la Comisión de Salud de la Cámara, empiezan a develarse detalles que apuntan a que la corrupción no empieza ni termina con dicha transacción. Desde el alarmante referido de empresas para la venta de pruebas por parte del Director de Campaña de Wanda Vázquez, Jorge Dávila, hasta que la Sra. Mabel Cabeza era tan indispensable para la Gobernadora que en menos de 24 horas ya tenía correo electrónico de La Fortaleza y desde allí se encargaba de capitanear los esfuerzos de compra del Task Force.

Nuevamente, Gobernadora, el trabajo de un verdadero líder no es echarle la culpa a los demás sino asumir responsabilidad y dar el ejemplo; el Pueblo de Puerto Rico exige transparencia y repudia la corrupción.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo