Blogs

Opinión de Mariliana Torres: Nuevo Periodismo

Lee aquí la columna de la periodista.

El nuevo periodismo que se enfrenta a la pandemia del coronavirus se muestra al mundo sin los componentes que se han considerado esenciales para poder transmitir una información. El acercamiento al público a través del contacto directo entre el entrevistado y el periodista está en pausa. Micrófonos cubiertos con un plástico y mascarillas intentan proteger al entrevistado y al entrevistador mientras los fotoperiodistas se apropian de los movimientos de lentes de la cámara para acercarse al sujeto a entrevistar. Medidas preventivas que han surtido efecto aunque ya hay periodistas con el virus.

Vamos a aceptar que ante lo desconocido todos tenemos miedo al contagio. Pero, el mundo merece contenido de calidad e información valiosa para poder sobrevivir a esta enfermedad. Así que contra viento y marea usted a observado las transmisiones en todos los canales de televisión utilizando la tecnología en línea para seguir haciendo entrevistas a profesionales de la salud y mostrarle al mundo el día a día de la pandemia. Tanto el teléfono móvil como las ondas sonoras de la radio han mostrado una vez más su eficacia en momentos críticos. La televisión como se vale de la imagen se le ha hecho más difícil transmitir su programación tal como estamos acostumbrados.

La creatividad ha abierto nuevas oportunidades para las noticias utilizando las plataformas digitales para poder realizar las entrevistas. Se cumple con la expectativa de programación pero se afecta la calidad de la representación o imagen. Los noticiarios han tenido que optar por colocar en el nivel principal de su contenido las transmisiones en directo para otorgarle dinamismo, actualidad e importancia a la noticia que se valida en primer lugar. Para un noticiario representa un enorme reto transmitir información relacionada al coronavirus sin tener presente lo que se consideraba esencial: los protagonistas de la noticia. Por eso es que los productores apuestan a las transmisiones en directo. Retoman la agilidad, la curiosidad y la experiencia para transmitir lo que el reportero siente y padece en directo. Se habla de lo que se ha leído pero el desconocimiento médico es evidente. Observamos las salas, oficinas y cocinas de periodistas y entrevistados como si fueran estudios de televisión para poder llevar la noticia a sus hogares y los que salieron a la calle deben transmitir en directo para mostrar realidad.

Los gobiernos se aprovechan de ese momento para salir en cámara por su afán de protagonismo, tratan de seducir a las audiencias con un verbo complaciente pero no necesariamente verdadero y tienden a manipular los horarios así como los días de conferencias de prensa para no tener que dar muchas explicaciones. Los periodistas que tienen que hacer transmisiones en directo deben retomar el contenido que realmente es importante. Es decir, rebuscar más en qué y cómo el gobierno está realizando su deber. Revisar con fuentes lo que se ordena y su legalidad. No tomar por cierto todo lo que dicen. Las gráficas que muestran tienen errores y nadie le pregunta al epidemiólogo por que ni tienen conocimiento de estadísticas y medicina. Evitar llevar al entrevistado a dar explicaciones de lo irrelevante cuando en Puerto Rico están ocurriendo hechos que deben ser explicados con lujo de detalles. Otorgar contratos a empresas que no tienen expertise en pandemias es reprochable. Pienso en un asunto para mi obvio. Es como si me contrataran para ir a colocar un tubo de pecho. De ello no sé y podría colocar en riesgo la vida del paciente. Si el llamado portavoz oficial miente durante la entrevista evite seguir seleccionándolo para informar a la audiencia. Eso es obvio pero sigue ocurriendo.

Los periodistas quieren siempre ser los primeros en transmitir la noticia pero es mejor ser el primero en transmitir la noticia con información verdadera que transmitir la noticia falsa.

Tags

Lo Último

Te recomendamos