Opinión: "No es cuánta ansiedad sientes; es cómo la manejas"

Lea la columna de opinión de Marta Michelle

Por Marta Michelle

Más que nunca, la ansiedad es una emoción común en nuestros hogares, espacios de trabajo y lugares públicos. Las noticias sobre el COVID-19 en la radio y la televisión, las redes sociales, y los correos electrónicos, además de la incertidumbre, los riesgos de salud y el miedo, aumentan los niveles de ansiedad significativamente. Algunas sugerencias para manejarla incluyen:

• Comenzar por nosotros mismos. Antes de ayudar a otros con sus emociones, necesitamos asegurarnos de sentirnos bien y tranquilos. Practiquemos ejercicios de respiración, de silencio y de autocuidado. Y si necesitamos apoyo, busquémoslo.

• Ser conscientes de nuestras emociones aceptando como nos sentimos. Los efectos del COVID-19 crea incertidumbre. Es posible que nos preocupe nuestra salud y seguridad, el bienestar familiar, la situación económica e incluso la educación de nuestros hijos. Recordemos que un cierto nivel de ansiedad es normal, en exceso, es nefasto para la salud física y emocional.

• Concentrarnos en los hechos. Consultemos fuentes de información confiables y actualizadas, como https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/summary.html yhttps://coronavirus.jhu.edu/map.html.

• Controlar la cantidad de información que recibimos. En estos momentos que podemos sentirnos sin control, es viable controlar cuanta información digerimos. Tomemos descansos de las conversaciones y lecturas que aumentan la ansiedad.

• Respetar las decisiones de los demás, reconociendo lo que es correcto para ti. Todos manejamos las circunstancias de manera diferente. Es posible que muchos de los que conocemos se están abasteciendo de máscaras y garbanzos; otros organizando como compartir. Permitamos que ellos actúen como quieran, y vamos a enfocarnos en lo que necesitamos hacer para mantener nuestro bienestar físico y emocional.

• Apoyar a otros que están lidiando con ansiedad. Sugerencias incluyen:

• Controlemos nuestra ansiedad primero.

• No sintamos miedo de hablar de la situación: la comunicación abierta es la manera más efectiva de disipar emociones desagradables.

• No presumamos que sabemos cómo se sienten los demás. Preguntemos, pues cada persona es un mundo.

• Consideremos la edad y el nivel de desarrollo de las personas con quienes hablamos. Esto dicta qué, cómo y cuándo hablaremos.

• Aseguremos compartir lo que podemos hacer para mantenernos seguros y saludables.

Es natural sentirnos ansiosos. Por eso, la importancia de cómo manejarlo, pues asegura nuestro bienestar y el de aquellos de nos rodean. Un amigo médico dice que la receta para esta epidemia es liderato, organización, creatividad, trabajo arduo y medidas efectivas para mantenernos saludables. Manejar la ansiedad es una manera efectiva y eficiente de mantenernos saludables.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo