Opinión de Jesús Manuel Ortiz: "Acciones que salvarán vidas"

Lea la columna de opinión del representante del PPD, Jesús Manuel Ortiz

Por Jesús Manuel Ortiz

Aunque el Gobierno ha tomado algunas decisiones correctas en el manejo del COVID-19, no es menos cierto que hay serios problemas en la ejecución gubernamental en muchas áreas de vital importancia para el manejo de esta emergencia. A nivel mundial hay ejemplos de buenos y malos manejos gubernamentales y de cómo la ciudadanía paga, a veces con la vida, las consecuencias de esas decisiones correctas o incorrectas. El denominador común en historias de “éxito”, como Taiwán y Japón, ha sido implementar medidas que combinan respuesta rápida, transparencia  y un profundo entendimiento de la seriedad de la amenaza.

Todo comienza con la realización de pruebas de manera masiva. Pruebas, pruebas, pruebas. La detección temprana es fundamental, pues no se pueden tomar acciones efectivas sin conocer el impacto real del virus en el país. En este renglón, el Gobierno de Puerto Rico falló y sigue fallando. Hasta ayer se habían realizado menos de 800 pruebas. Otras acciones que han probado ser efectivas en estos países son el aislamiento de los contagiados y el rastreo de posibles infectados. Las pruebas permiten detectar; el aislamiento, evitar la propagación; y el rastreo de los contactos de los contagiados, identificar posibles casos asintomáticos, los que podrían llegar a ser el 80 %. En eso, el Gobierno también ha fallado. Es necesario encaminar ya un agresivo plan de rastreo de todos los contactos que un contagiado pudo tener. ¡Eso es vital!

Necesitamos datos en tiempo real sobre personas con síntomas que han solicitado asistencia y fecha de estas visitas, lugares visitados por los contagiados y pueblos de residencia y trabajo, aplicaciones que permitan al ciudadano reportar su historial de viaje o contacto con casos sospechosos, camas ocupadas y disponibles, entre otros datos. Esa información tiene que estar disponible para el uso y análisis de todos. Así la ciudadanía y los profesionales de la salud pueden seguir de cerca el desarrollo del virus.

Hay que moverse rápido y con precisión. Eso incluye conocer cuál es el plan para habilitar hoteles, centros de convenciones o cualquier otro espacio para aumentar la cantidad de camas disponibles. No se trata de alarmar, se trata de armarnos para salvar vidas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo