Opinión de Denis Márquez: "Reflexiones de una crisis 2"

Lea la columna de opinión del portavoz del PIP de la Cámara de Representantes, Denis Márquez

Por Denis Márquez

El grupo de profesionales que componen el Task Force del Gobierno ya han expresado la necesidad de continuar con la “cuarentena”, el distanciamiento social y el cierre de los negocios y empresas, como la medida principal para detener el contagio y avance del COVID-19.  El Gobierno acogerá esta recomendación y el país continuará “detenido”, en “pausa”.

Las mínimas veces que he salido de mi hogar para ir al Capitolio, así como llevarle comida a mi madre y en las conversaciones telefónicas y el seguimiento de redes sociales demuestran que la inmensa mayoría del país cumple con el distanciamiento social. Ese sentido de conciencia e incluso de solidaridad es crucial durante todo este proceso.

De igual forma, continúan diversos sectores, en particular de la clase médica, reclamando mayor disponibilidad  y accesibilidad de las pruebas, seguimiento a los contagiados y su entorno.

Son tantos las trabajadoras y trabajadores que en medio de estas crisis están dando lo mejor para mantener el país a flote y luchando contra la pandemia. La lista es interminable, y sé que dejaré sectores fuera, pero es preciso señalar a los profesionales de la salud, enfermeras, médicos, tecnólogos, salubristas, policías, manejo de emergencias, empleados públicos, del sector de los alimentos, comunicaciones y servicios esenciales, como la energía eléctrica y el agua.

También tenemos las y los maestros que desde sus hogares, particularmente las y los de educación pública, hacen lo indecible por dar clase a sus estudiantes.

Tampoco podemos olvidarnos de las y los miles de trabajadores que han perdido sus trabajos, que no están recibiendo ingresos, de las miles de personas mayores vulnerables a enfermedades, que muchas viven solas y ahora la soledad las arropa, las víctimas de violencia de género y los casos que van en aumento. Cómo la pobreza y la desigualdad social marcan diferencias, formas y maneras de mirar, atender y vivir toda esta crisis.

Tenemos que continuar las medidas de distanciamiento social, reclamar más pruebas de laboratorio para detectar el COVID-19, legislar para paliar algunos efectos de la crisis, quedarnos en casa, pero sin perder nunca de perspectiva que tenemos una agenda por delante de transformación política, económica y social. Esta generación y las próximas se merecen una nueva Patria de justicia social.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo