Opinión de Alex Delgado: "Wanda, ¡No renuncies!"

Lea la columna de opinión del periodista Alex Delgado

Por Alex Delgado

Para comenzar, la gobernadora Wanda Vázquez no tiene, mucho menos, debe renunciar a su puesto. Los que promulgan que debe salir no tienen la menor idea de lo que eso provocaría en la isla, algo que se creen que no va a afectar a los necesitados del sur, que son utilizados como carnada para una campaña política e ideológica por muchos, y me explico.

Puedo tener diferencias y coincidencias con la gobernadora, pero, para comenzar, su llegada a la posición de mayor jerarquía en el Gobierno descansa en la validez de una Constitución que fue refrendada por el pueblo en su momento. Es una gobernación legítima.

La manifestación contra la gobernadora Wanda Vázquez la pasada semana dejó varios mensajes muy claros. En primer lugar, la ciudadanía está “jarta” de la controversia y la polarización, y pasó la página de las estrategias utilizadas en el verano del 19. El que se creía que, con lo ocurrido en julio pasado, el pueblo se había volcado en la corriente de tratar de tumbar Gobiernos por la fuerza, con violencia, me temo que se equivocó. Lo que ocurrió el jueves pasado en el Viejo San Juan no es el pueblo, mucho menos representativo del mismo.

Otro mensaje que dejó la manifestación de la semana pasada es que muy poco tuvo que ver en el verano pasado la convocatoria de los artistas y/o figuras públicas para tirarse a la calle, y eso no quiere decir que no tengan poder de convocatoria o apoyo público. Una cosa no tiene que ver con la otra. Creo que el pueblo resultó ser más sabio de lo que pensamos. Separó el grano de la paja.

Las cosas en la isla han andado mal desde hace muchos años. La paciencia del pueblo fue acumulando, y la bomba de tiempo explotó. Se repitió la historia y se creó la tormenta perfecta: más arrestos federales contra funcionarios de gobierno y la revelación de un chat ofensivo y despiadado contra algunos sectores, incluidos nuestros muertos del huracán. Lo ocurrido en el sur con los refugiados no puede ser menospreciado y hay que atenderlos como se merecen. Son nuestros hermanos y tenemos la obligación de ayudarlos. No obstante, comparar este momento histórico con lo ocurrido en el verano, desde mi punto de vista no es igual, independientemente de la eficacia o ineficacia del Gobierno en atender la emergencia del momento. El resultado de la manifestación, con la poca asistencia, en comparación con las del verano, demuestran que la ciudadanía, en general, comprende las dimensiones de cada caso.

Finalmente, la marcha del 23 de enero pasado fue convocada con el pretexto de las necesidades de los afectados por los terremotos y la revelación del almacén de Ponce. No obstante, los que convocaron, a mi juicio, realizaron muy poco análisis de las consecuencias de su demanda: que renuncie la gobernadora. Fue un llamado, en mi opinión, más político y emocional que otra cosa. ¿Qué es por los hermanos del sur?

Bien, lo que no analizaron: lo ocurrido el verano del 19, sin entrar en si era justo y necesario o no, tuvo sus efectos, sus repercusiones en muchos aspectos. ¿De dónde sale el dinero para ayudar a esos hermanos del sur, en términos de la cosa pública? De fondos federales y de nuestra economía local. ¿De qué dependen la economía local? De inversión extranjera y local. Las personas y empresas extranjeras no ponen su dinero donde están sacando gobernadores, vandalizando una ciudad centenaria, etc. Eso proyecta inestabilidad. Es como cuando se comienza a especular la solidez del banco donde usted guarda su dinero. Si ese banco es inestable, usted saca su dinero. Pues igual es con la inversión extranjera.

Igual piensa el inversionista local. El que iba a expandir sus operaciones localmente, a reclutar más personal, lo piensa dos veces y es poco probable que lo haga. ¿Por qué? Porque cuando hay crisis, la gente aguanta el dinero por temor, y eso provoca que ese dinero no corra en la economía. Por lo tanto, el dinero no llega al Gobierno. Usted puede decir: “¡Pues muy bien, porque se lo roban!” Tiene un punto. Ahora, demandará usted del Estado que arregle las carreteras, que dé mantenimiento a los hospitales del Estado, que construya nuevas escuelas para los niños afectados, etc.? ¿En serio? ¿Su estrategia es que el Gobierno no reciba dinero, pero que tenga dinero para atendernos? Hay que ser bien… poco inteligente si se cree que esa ecuación funciona.

Hubo un boom de ayuda los primeros días para los del sur, y luego, la mayoría volvió a su rutina. Sí, hay quien sigue entrega’o ayudando, pero son los menos, así que no podemos descansar y abusar de esos buenos samaritanos. Lamentablemente, nos guste o no, dependemos en gran medida del Gobierno.

Supongamos que sacamos a Wanda Vázquez. Viene Elmer Román (suponiendo que lo confirmen como secretario de Estado). Luego, vamos a querer sacar a Román porque fue parte de la administración de Vázquez. Si no hay secretario de Estado, le corresponde a la secretaria de Justicia, Dennise Longo Quiñones. Entonces, querremos sacarla porque atendió de forma “irregular” la investigación del chat. ¿Queremos eso de aquí a noviembre? ¿Crear esa inestabilidad? ¿Sabe usted que con ese disloque se afectan también los hermanos del sur, la ayuda a ellos, la clase pobre, la poca clase media que queda? ¿O cree que eso no los toca a ellos? Sepan que los que tienen “torta”, en un ambiente así, se van también, y con ese tenebroso panorama, ¿cree usted que las cosas van a mejorar?

Amigos fanáticos de la revuelta, para entender ese análisis no hay que ir a la Iupi. Tengan cuidado que por querer sacarle un ojo a una clase de un 10 % o 20 %, terminen sacándole los dos ojos al resto del 80 % o 90 %. No crean se las saben todas, menos sin leer y educarse apropiadamente. Las universidades de Facebook, Instagram y Twitter no están acreditadas. Pregúnteles a sus abuelos qué significa “no quemar la casa entera para sacar a un ratón”. Una cosa es manifestarse por la injusticia, algo que apoyo. Pero ¿derrocar Gobiernos porque a un cantante o un pelotero les viene en gana? Para eso están las urnas.

Gobernadora, usted no puede renunciar por un grupito.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo