Deseo vs. viabilidad

Lea la opinión del licenciado Alejandro Figueroa

Por Alejandro Figueroa

Según lo establece la Ley para el Financiamiento de Campañas, esta semana vencieron los informes sobre los ingresos y gastos de los comité de campaña de los candidatos a la gobernación para el 2020. Para muchos, este resultó ser el primer informe radicado ante el contralor electoral, pues presentaron sus candidaturas durante el último mes del pasado año. 

Este fue el caso de la gobernadora Wanda Vázquez, quien, para sorpresa de la gran mayoría de los que siguen de cerca la política local, presentó un informe que refleja que su campaña no tuvo ingreso alguno durante el mes de diciembre. Sorprende sobre todo cuando el informe habría de detallar los ingresos del mes en que anunció su candidatura, momento en que debería estar en su peak en cuanto a actividad política se refiere.

Dos conclusiones obligadas surgen de esta situación: (1) su equipo de campaña no ha organizado una estrategia coherente para su funcionamiento durante los próximos meses; y (2) las cosas en la calle para la candidatura de la Sra. Vázquez no están como algunos enemigos del movimiento estadista quisieran pintarlas.

Que nadie se llame a engaño: las campañas políticas cuestan. Los costos de realizar actividades proselitistas, publicidad e, inclusive, tan sencillos como los de abastecer de combustible los vehículos que mueven a las avanzadas se acumulan con facilidad asombrosa y requieren que los equipos de finanzas corran como reloj suizo.

Ahora bien, por más buenos deseos que tenga una persona de aspirar a cualquier puesto político, su viabilidad como candidato debe pesar grandemente sobre esas intenciones. Si los electores no le ven posibilidades de triunfo a un candidato, por más que simpaticen con este, no lo apoyarán ni con donativos ni con el voto.

Mucho se ha dicho de que la candidatura de la Sra. Vázquez, más allá de surgir de un reclamo de los electores del PNP, nace de un pequeño grupo que quiere aferrarse a las esferas del poder. Eso, si fuera cierto, todavía está por verse. Sin embargo, lo que sí es evidente es que dicha candidatura no arrancó como algunos esperaban, y para su desdicha, los informes sobre sus ingresos demuestran que no tiene los recursos para echarle gasolina. Es decir, la viabilidad de su candidatura está como sus ingresos, en cero; luego de hacer el anuncio que por meses había desmentido, la candidatura ni arrancó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo