San Juan tiene que cambiar

Lea la opinión del licenciado Armando Valdés

Por Armando Valdés

Mañana, a las 11 de la mañana, en el restaurante Patio en el Distrito de Convenciones de Miramar, radico oficialmente mi candidatura para ser el próximo alcalde de San Juan. Quiero explicarte qué me motiva a tomar este paso.

Aspiro a ser tu próximo alcalde de San Juan porque si no cambiamos de rumbo, la gente, y particularmente los jóvenes, se seguirán yendo del país y de nuestra ciudad capital. La solución radica en repoblar San Juan; en hacerlo un lugar atractivo para el joven y el adulto mayor, en tener gente que ocupe y use los espacios y las casas que han quedado en el abandono, y que se convierten en focos de actividad delictiva. Que la ciudad vuelva a ser un lugar vibrante, de actividad, segura y limpia.

Aspiro a ser tu próximo alcalde porque quiero que mi hija, que hoy tiene dos años, y nació y es sanjuanera, todavía sea sanjuanera cuando tenga 92. Que ella, y tus hijos, nietos y sobrinos, tengan la oportunidad y el sueño de hacer su vida en esta gran ciudad.

Aspiro a ser tu próximo alcalde porque San Juan tiene que cambiar. La pregunta es: ¿cómo lo vamos a hacer?

Mi equipo de trabajo, en colaboración con líderes comunitarios y gente a través de todo San Juan, está elaborando un plan de cambio completo y abarcador. Hoy, te presento tres propuestas que estamos trabajando.

Primero, tenemos que regresar a los elementos más básicos de administración municipal para comenzar ese cambio. Back to basics. Todos los recursos municipales disponibles los vamos a dirigir a atender la seguridad, el alumbrado, el recogido de desperdicios sólidos y el mantenimiento de espacios públicos, carreteras, aceras y parques.

Segundo, vamos a repensar y rediseñar San Juan y todos su programas, para convertir al municipio en una Ciudad 8-18-80. En otras palabras, una ciudad diseñada y pensada para un niño de 8 años, para un joven de 18 y para un adulto mayor de 80. Si trabajamos pensando en esas tres poblaciones, tendremos una ciudad con calles completas, donde la gente pueda caminar, con rampas para sillas de ruedas y coches, con parques públicos. Una ciudad donde el joven encuentre oportunidades, pueda innovar, montar un empresa y comenzar una familia. Una ciudad sensible y de futuro.

Tercero, vamos a convertir a San Juan en la Ciudad de la Educación. Me comprometo a que San Juan sea la primera ciudad en Puerto Rico en ofrecerles a todos sus residentes educación universitaria o técnica gratuita en cualquier institución pública o privada de la ciudad.

Estoy convencido que con una visión clara, con ánimo de cambio y con un enfoque en buena administración pública podemos lograr ese San Juan. A partir de mañana, te estaré pidiendo tu voto para juntos encaminar ese cambio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo