Blogs

El hotel de mayor altitud del mundo

El hotel del Desierto Ojo de Perdiz en Bolivia se considera el hotel de mayor altitud en el mundo

Si de por sí el Altiplano es alucinante, pensar que puedes hospedarte en el hotel de mayor altitud del mundo es inimaginable. Esto es lo que me emociona cada vez de viajar: descubrir con mis ojos, pisar nuevas tierras, sentir el aire en lugares que jamás y nunca imaginé llegar o que existían.

Pues sí familia, en las vueltas que nos da la vida llegamos al Hotel del Desierto Ojo de Perdiz en Bolivia, el que al día de hoy (octubre de 2019) se considera el hotel de mayor altitud en el mundo ya que se encuentra a 15,091 pies sobre el nivel del mar.

La realidad es que la ubicación de este lugar es espectacular. 

El Hotel del Desierto Ojo de Perdiz está localizado al final del gran Desierto de Siloli rodeado de un paisaje impresionante desde la formación y colores de sus montañas hastas sus hermosas lagunas.

No esperes un hotel de lujo, es bastante simple. Su construcción es de piedra volcánica y cemento para ayudar a combatir las bajas temperaturas, nevadas, pero sobre todo como estamos tan alto, aquí el viento en ocasiones es fuerte.

Su verdadero lujo es tan simple como saber que estás alrededor de la nada pero a la misma vez de todo “literalmente”, lo único que tienes a tu alrededor son montañas y si no fuese poco estás a las orillas de Chile cerquita de la frontera.

 Estarás en uno de los lugares más sorprendentes del planeta en el que vale cada segundo estar aquí

El hotel cuenta con 14 habitaciones para una capacidad de 47 personas y un restaurante. La tarifa por noche incluye desayuno y la cena como parte de la estadía. Tienes todo el ofrecimiento para que tu estadía sea una buena pues el pueblo más cercano queda a 2 horas y 30 minutos… ya puedes entender cuando menciono que está en el medio de la nada.

Desde el restaurante se puede apreciar una vista “postal” del desierto. Los amaneceres y atardeceres aquí son mágicos sin nada que envidiarle a esos destinos tropicales. La comida en la cena muy buena, en el desayuno normal.

Aquí el mal de alturas puede ser que te pegue fuerte.

El hotel cuenta con té de coca, tanque de oxígeno y pastillas “sorochi” por si te pega fuerte el mal de las alturas el cual consiste en un fuerte dolor de cabeza, mareos, falta de oxígenos entre otros síntomas que varían por persona. Afortunadamente a mí no me dio y me ayudó a disfrutar cada segundo de este lugar. De todas las personas que se estaban quedando solo pudimos ver a una persona utilizar la máquina de respiración con el tanque de oxígeno.

Llegamos justo al atardecer para la cena, pero por lo más emocionado que estaba era por ver la noche. Por si no sabes, a mí me encanta estar al intemperie y observar las estrellas.

Este lugar es un sueño. Poder ver la cantidad de estrellas a simple ojo, más allá de ser el hotel en la altitud más elevada de la tierra fue mi hotel de mil trillones de estrellas.

Tan pronto terminamos la cena verifiqué con la aplicación photopills para saber dónde se encontraba la vía láctea y a qué hora podía verla para tomarle fotos. Solo tuve que esperar a que apagaran las luces a las 9:00 p.m. del generador que le brinda electricidad al hotel. Sí, leiste bien, después de las 9:00 p.m. hasta las 6:00 a.m. no hay electricidad solo en las áreas comunes (pasillos) por temas de seguridad.

El hotel durante el día funciona con placas solares.

Demás está decir que debido a la altura hace frío, pero no pasas frío durmiendo. Aquí pudimos sentir uno 18 grados Fahrenheit  pero sintiéndose a 8 grados por el viento,  en la noche pero eso no me detuvo para tener una de las noches más hermosas que he tenido en la vida.

Mi noche fue entre estrellas, planetas, lunas, tormenta eléctrica y zorros.

Sin duda llegar a este hotel es un must y no lo incluyen los tours tradicionales por el Altiplano o mejor conocido por el Salar de Uyuni. Si quieres vivir esta experiencia debes pedírselo a tu operadora de tour. A nosotros nos costó $200 la noche por dos personas, que no encuentro caro pues la distancia, altura y capacidad del hotel es bien limitada.

No puedes hacer nada caminando, creo que quedó claro eso, no obstante, en auto puedes llegar a muchos lugares que el Altiplano tiene para ofrecer como: el árbol de piedra, lagunas de diferentes tipos y colores, volcanes, geysers y la reserva Andina Eduardo Avaroa que es un espectáculo para la vista y el alma.

El paisaje aquí en el Altiplano realmente parece una obra de arte, es surreal. Sin duda te enamorarás de sus colores y formaciones que tienes para ver pues recuerda esto hace miles millones de años se encontraba debajo del nivel del mar. Así de impresionante y hermoso es este lugar que no ha sido “tocado” por el hombre. Sin duda es de los lugares más impresionante que he visto.

¿Sabías de este hotel? ¿Lo habías considerado? Cuéntanos.

En nuestra cuenta de Instagram, puedes ver más de nuestro recorrido en los “highlights”.

Lee más sobre esta pareja viajera en: www.latitudperfecta.com

Tags

Lo Último

Te recomendamos