Salas abiertas

Lea la opinión de la periodista Mariliana Torres

Por Mariliana Torres

Las audiencias judiciales deberían permanecer abiertas a cada uno de los ciudadanos que desea observar el proceso. Para que la sociedad pueda emitir una opinión pública informada, tiene que acceder a todos los elementos del juicio. Cuando los medios de comunicación pueden ser el vehículo de transmisión de las audiencias judiciales al pueblo, se está garantizando la transparencia judicial.

El poder judicial sostiene la transparencia como uno de sus pilares, y mantener las salas abiertas es, precisamente, uno de los componentes para garantizar dicha transparencia. Uno de los problemas que plantea consistentemente la defensa de los imputados es que el proceso ocasiona excesiva publicidad de los hechos y ello no les garantiza un juicio justo a los clientes, así como el derecho de protección de las víctimas. En la discusión actual, ha prevalecido la petición de transmisión de las audiencias judiciales, por parte de las organizaciones que agrupan y representan a miembros de la prensa y los medios de comunicación específicos, invocando el derecho de todos los ciudadanos a acceder a la información. Es importante acceder a la audiencia. Igualmente se solicita acceder a la base de datos y estadísticas del Gobierno en diversas dependencias. Ello es parte del proceso de acceder a la información pública. No solo es un derecho que tiene la prensa; es también un derecho de todos los ciudadanos.

El problema que observo es cuando la audiencia se convierte en espectáculo, o cuando los personajes involucrados en el juicio se confunden y piensan que están en una escena de Cuna de lobos. Sucede ello porque se lo permiten y porque parecería que, llamando la atención con un lenguaje corporal exagerado, se garantiza prevalecer y ganarse un titular en el medio de comunicación. Entonces, la pieza informativa se convierte también en espectáculo. Ello es reprochable en cualquier profesión. ¿Dónde queda el propósito de la audiencia? ¿Se brindaron todos los elementos para que los ciudadanos emitan una opinión informada? Es importante que los periodistas puedan identificar esos elementos que trastocan el deber de informar.

En las audiencias puede surgir información delicada e íntima que expone innecesariamente a la víctima. ¿Es pertinente publicarla? ¿A usted le gustaría leer u observar un titular rojo sobre sus intimidades? Todos los involucrados tienen dignidad, y el periodista debe procurar manejar la información responsablemente, consultando siempre las fuentes y contrastando los relatos escuchados en sala. No debería verse como un favor de la Rama Judicial el otorgamiento del permiso para transmitir un caso, porque es un derecho a la información. Pero ya otorgado el permiso, nos debemos preguntar cómo manejamos responsablemente esos datos que recibiremos y cómo se los entregaremos a la ciudadanía. Por otro lado, cuidado con incorporar en las piezas informativas de radio y televisión la actuación de relatos o declaraciones escuchados en la audiencia, pues esas voces están en la peligrosa brecha de agresión psicológica a la víctima. Fíjese que la responsabilidad periodística es cada día mayor con la apertura de las salas judiciales. El compromiso de sensibilidad del periodista tiene que ser real.

A pesar de que, en ocasiones, sale mal la cobertura debido a la actuación y la moderación excesiva de seudoperiodistas y muchas preguntas impertinentes, la solución no puede ser cerrar las puertas de la sala. Todos tienen derecho a la información, y ello implica salas abiertas a la sociedad, a los medios de comunicación y a todo aquel que desee observar y consultar. El acceder a información pública como derecho ha ido cambiando de acuerdo con las necesidades de las sociedades, pero el fin sigue siendo el mismo: garantizar la democracia.

Esta semana accederemos nuevamente a la transmisión de una audiencia judicial. Los medios de comunicación deben proveer a la ciudadanía información pertinente, equilibrada y con los suficientes elementos de juicio para que pueda emitir y debatir opiniones informadas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo