73 años por la independencia

Lea la opinión del portavoz del PIP de la Cámara de Representantes, Denis Márquez

Por Denis Márquez

En múltiples ocasiones, hemos denunciado que la Junta de Control Fiscal es la expresión más burda del colonialismo. Fue creada por el Congreso de los EE. UU., avalada por su presidente y validada por sus tribunales, bajo un principio sencillo y contundente, el Gobierno de los EE. UU. legisla y nos trata de manera imperial en virtud del poder que su constitución les brinda, mediante  la cláusula territorial. Los eventos del pasado martes en su Tribunal Supremo reafirman una vez más ese poder colonial sobre Puerto Rico.

Luego de 121 años de colonialismo, todos los signos y planteamientos indican que la Ley Promesa y su abominable Junta seguirán despreciando al Gobierno de Puerto Rico, revocarán leyes aprobadas por la Legislatura local, seguirán llegando a acuerdos con bonistas que seguirán hipotecando al país, pero, sobre todo, continuarán en su agenda despreciable de destruir derechos adquiridos de los trabajadores, los salarios, las pensiones y mutilando nuestra universidad. Todo en favor de proteger a los grandes intereses en perjuicio de los intereses apremiantes que debe tener cualquier entidad gubernamental, que es apoyar y proteger a su ciudadanía.

A la Junta y al colonialismo tenemos que combatirlos políticamente. Hemos propuesto legislación para no aprobarle ni un solo centavo del presupuesto a la Junta, no reconocer sus mandatos y proteger a toda costa a los más vulnerables, como los adultos mayores y pensionados.

Pero sobre todo, tenemos que insistir en un verdadero proceso de  descolonización, retar y provocar al Congreso de EE. UU. a que se exprese, y empujar a que los inmovilistas de siempre se definan. Desde hace 73 años, el Partido Independentista Puertorriqueño ha tenido como su agenda principal la independencia de Puerto Rico. Somos un movimiento de liberación nacional y un partido electoral que, mediante el voto, reafirmamos nuestro derecho a la autodeterminación e independencia.

Este domingo 20 de octubre, en Peñuelas, nos reuniremos las pipiolas y los pipiolos, no solo para conmemorar y celebrar el aniversario de nuestro instrumento de lucha, sino, además, para reafirmar con optimismo, constancia y perseverancia que acabaremos con el colonialismo y alcanzaremos nuestra libertad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo