Agenda Común de Reconstrucción Nacional

Lea la opinión de Armando Valdés

Por Armando Valdés

Ayer presenté una Agenda Común de Reconstrucción Nacional que le propuse al Partido Popular Democrático (PPD). Parto de la premisa de que hay puntos de consenso sobre los agravios que el PNP ha cometido en este cuatrienio contra el pueblo. Deshacer esa agenda destructiva tiene que ser el norte del PPD si pretende ser una alternativa al Gobierno actual. No hay que esperar a que tengamos un candidato a la gobernación para definir esa dirección. Por el contrario, los populares de la base debemos obligar a nuestros candidatos a asumir posturas de trabajo de cara a las próximas elecciones y a un futuro Gobierno popular.

Cada uno de los puntos que enumero hace un claro y evidente contraste con la agenda del PNP. Solo distinguiéndonos podremos ganar, y solo debemos ganar si nos diferenciamos del PNP. A continuación, presento el compromiso que considero que debemos hacer los populares con Puerto Rico.

Con la juventud puertorriqueña, comprometernos a derogar la reforma laboral, restituir el financiamiento público de la Universidad de Puerto Rico y que la educación allí sea gratuita.

Con los retirados, a derogar la reducción en las pensiones de un 8.5 %.

Con el pueblo trabajador, a derogar los aumentos salariales a funcionarios públicos y a establecer un tope salarial de $70,000 anuales para alcaldes, legisladores, empleados de confianza y jefes de agencias y corporaciones públicas.

Con el empresario de aquí, a derogar los aumentos contributivos que pesan sobre los trabajadores por cuenta propia y las PYMES.

Con la mujer puertorriqueña, a restituir la carta sobre perspectiva de género, a atender la crisis de violencia machista como una emergencia nacional y a promover legislación que reconozca el derecho a igual paga por igual trabajo.

Con las comunidades y la ciudadanía, a promover mayor participación ciudadana y enmiendas constitucionales para establecer elecciones legislativas escalonadas, el referéndum revocatorio, elecciones especiales abiertas para llenar vacantes e iniciativas ciudadanas.

Con generaciones futuras de puertorriqueños, a derogar el mapa de calificación de terrenos y a aumentar las áreas protegidas de alto valor ecológico.

Con todo puertorriqueño y puertorriqueña, a auditar la deuda pública y a renegociar los acuerdos con acreedores.

Y, con la decencia básica del puertorriqueño, a no tolerar la corrupción, a fortalecer y proveerles mayor independencia a las agencias de fiscalización, y a establecer mecanismos que obliguen a los convictos por corrupción a restituir lo robado o malbaratado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo