Rabieta

"Me imagino que la gobernadora le bajará el sueldo a la directora ejecutiva, pues ahora no manejará la comunicación directa con los portavoces de las islas municipio, como si se tratara de una rabieta de chiquillos"

Por Mariliana Torres

La crisis de transportación marítima en Vieques y Culebra no podemos dejarla en el olvido ni despacharla como un asunto que solo le compete a los residentes de las islas municipio. Dejar las denuncias vivas en los medios de comunicación mientras no se ha solucionado el problema coloca al Gobierno en la posición ineludible de actuar responsablemente. Ya vimos como la gobernadora Wanda Vázquez Garced tuvo que actuar. Ahora veremos si sus decisiones favorecen a los municipios de Vieques y Culebra.

Aunque es un deber del Gobierno atender estos asuntos, la realidad es que la mayoría de las denuncias y peticiones de las islas municipio se atienden tarde, son tratadas como asuntos de segunda y solo en la época electoral es que surgen las promesas, los proyectos de ley y las soluciones momentáneas. Esta semana, luego del halón de oreja a la flamante directora ejecutiva de la Autoridad de Transporte Marítimo, Mara Pérez, se promete mejorar y atender con premura los servicios. Acá entre nos, dudo mucho que le hayan llamado la atención a la ejecutiva, pues si fuera así, lo primero sería que no estaría en su puesto. ¿Cómo es posible que la funcionaria continúe dirigiendo lo que no ha podido liderar y, para colmo, culpe a los mismos residentes de las islas municipio de su desastre administrativo? ¿Cómo pueden dejarla en sus funciones cuando no ha podido solucionar un asunto que se supone que sea su expertise? Ups, se me olvidaba que no tiene experiencia en estos asuntos. Así fue revelado cuando, sorpresivamente, el exgobernante Ricardo Rosselló la nombró y adujo que, con la contratación de un ayudante, esta podría asumir el cargo y tomar las decisiones pertinentes. El tiempo evidenció lo contrario.

En una entrevista radial esta semana, la directora ejecutiva dijo que la privaron de su libertad y temía por su seguridad. ¿Dónde están los asesores de la Sra. Pérez que ni siquiera la pueden aconsejar sobre cómo expresarse públicamente? Incluso pareció comparar su situación con el caso criminal por asesinato de Jensen Medina Cardona. Nefasto para la inteligencia del ser humano que dos asuntos distintos tengan similitud. Recordemos que los residentes viequenses y culebrenses son personas decentes y trabajadoras que han luchado toda su vida por sus tierras. Ni siquiera la amenaza militar ni las bombas han provocado merma en su insistencia por defender sus municipios. Solo ellos saben lo que es batallar contra dos Gobiernos, estatal y presidencial, por hacer valer sus derechos. Su calidad de vida siempre ha estado a merced de la caridad, lo cual es indigno, pues tienen derecho a mejorar su calidad de vida como todos los municipios de la llamada isla grande. Los medios de comunicación siempre han estado con ellos porque han observado, en primera fila, la injusticia. Cuando ocurrió el operativo federal para sacar a los protestantes de la invasión militar en las tierras de las islas municipio, los medios de comunicación nunca abandonaron el lugar. El olfato periodístico decía que algo mayor ocurriría. Hasta los periodistas que hacían su trabajo fueron arrestados. Entonces, ¿cómo es posible que la directora ejecutiva se moleste cuando los residentes le cuestionan ciertas determinaciones, como por ejemplo la movilización del terminal de Fajardo a Ceiba, ignorando los beneficios que acarrea esa ubicación para servicios de salud?

Me imagino que la gobernadora le bajará el sueldo a la directora ejecutiva, pues ahora no manejará la comunicación directa con los portavoces de las islas municipio, como si se tratara de una rabieta de chiquillos. La crisis de transporte marítimo era la oportunidad de Pérez para crecer y destacarse profesionalmente. Solucionar e identificar opciones para mejorar la transportación es su deber. Piense por un momento en las familias con diversas afecciones de salud que no reciben los servicios médicos por la falta de transportación y aquellos que confiaban en usted como funcionaria para solucionar sus problemas de calidad de vida. Todavía está a tiempo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo